Fuí en moto y volví caminando.

Acá voy en un micro de línea. Todo vestido para la ruta: campera y pantalón con protecciones, botas para moto, ropa térmica. Equipo completo. Solo falta que me ponga el casco y ahí si mi vecino se caga de risa. Bastante esfuerzo hace para mantener la cara de seriedad ante lo ridículo que me veo así en colectivo.

Te preguntarás porqué estoy en esta situación, es fácil de responder: ¡Una tragedia!, tuve que dejar a Jade (así se llama mi moto JAWA-RVM Tekken 250) en un taller y volverme caminando.

Así estoy, muerto de calor y comenzando a despedir ese olorcito a oso encerrado tan característico. Ahora que lo pienso me pregunto si mi acompañante está aguantando la risa o el olor. Creo que mi compañero de viaje durará poco. Mejor caminar respirando aire puro que soportar esto.

20170929_133339

Hablando de caminar, con esto de hacerlo me di cuenta que cuando mi suegra me dice que tengo que hacer ejercicios porque ya se me nota mucho la panza tiene razón. Yo pensé que me lo decía de jodida que es nomas.

El caso es que una vez fui a un gimnasio de pesas y me anote. Ahí nomas empecé a levantar… a levantar quiniela. El físico no mejoro pero el bolsillo si. Chiste fácil para hacer más llevadero esto de andar de peatón por la vida.

Al final no te conté porque deje a Jade. Tranquilo, anda perfectamente, un lujo. Lleva 25.000 km y ni un pinchazo. Entonces como no gasto plata en repararla la gasto en accesorios.

Pregunte quien era el que mejor hacía defensas para motos y la respuesta fue unánime: Escapes Esteban. Listo, me contacte con él y concertamos una entrevista. Hablamos de diseños para la Tekken.

Nos imaginamos distintas formas y esta bueno eso de jugar con un cable grueso de electricidad. No el de las casas sino el de las calles. Son duros y flexibles a la vez. Le vas dando forma y jugando con el diseño y claro está, hay que meterle un poco de imaginación para tratar de ver cómo quedará finalmente.

Con Esteban, o Patricio, así lo llaman algunos (tal vez tenga un alter ego). Quedamos que le traería a Jade y que a la semana la tendría lista. Aproveche la volada para pedirle unos anclajes nuevos ya que también le cambio los baúles laterales. En el último viaje estuve pensando mucho en eso y me comprometí a rever las cosas que llevo conmigo.

Nuevamente averigüe por las opciones y algunos se deliran con marcas que salen más caras que la moto. Mirándolas bien no dan mucho más que eso: una marca sin una diferencia apreciable en el producto que justifique tamaño robo.

La cosa se pone peor cuando buscas baúles de aluminio. Preguntando descubrí los de la marca Ronlaiver, que además desarrollo unos específicos para la Tekken. En el caso de Jade son negros con tapas verdes.

20170929_133906
la cara lo dice todo, ¿no?

Los baúles están buenísimos. Muy bien construidos y diseñados. Son aerodinámicos y de un plástico muy grueso. Tienen unos desniveles que le dan más firmeza a la estructura. También vienen con una manija para el trasporte. Lo mejor de todo: su sistema de cierre. Una cerradura que hay que hacerle una par de movimientos para abrirla, lo que me asegura que no se abrirá accidentalmente durante un viaje.

En este tema de reducir el bulto que llevo como top-case tenía que reubicar donde llevaría los bidones de nafta y agua, ya que no viajo sin ellos. Nunca los necesite para mí, pero si les han servido a otros viajeros.

Entonces ahora Jade llevará detrás de los baúles otro accesorio de Ronlaiver: un soporte para el  bidón de gasolina. La construcción es muy segura y le quedan geniales a la moto. No tengo que andar metiéndole “stikers” de todos los lugares donde anduvimos para mostrarla como una moto viajada. Con esto sólo ya dice que ha recorrido muchas rutas.

El tema del agua lo voy a solucionar con un accesorio de otro proveedor. Son unos soportes para botellas o termos muy interesantes. Los tengo que ir a buscar a Santa Fe.

No veo la hora de tenerla toda armada y sacarle fotos para mostrártela. La Tekken de serie se roba todas las miradas (los que la tienen no me dejarán mentir en algo así). Imagínatela con todos los accesorios y lista para el viaje. Además la defensa la pedí en color amarillo oro, bien farolera. Que le voy a hacer si así me gusta y es mi moto.

TITO

Acá vamos, volviendo a San Pedro en un colectivo muy lento. Con acompañantes que se cambian regularmente. Llevo conmigo dos ansias a cuestas. La primera es para que me devuelvan a Jade. La segunda es verla como quedó.

La semana que viene les cuento. Hasta entonces.

Buenas rutas y suaves vientos.

La fábrica de JAWA

La fábrica de JAWA

Escribo esto y me emociono nuevamente, déjame que te cuente:

Ayer visitamos la fábrica de motos JAWA, o como se denomina ahora: RVM, con el grupo de los usuarios de la Tekken 250, nos gusta llamarnos “los tekkeneros”. Nos da un aire como de forajidos, y tal vez lo seamos por ser un grupo tan ecléctico, de todas las edades y vidas tan diversas.

21768380_1470833636343243_204662523346876365_n

La visita solo fue una excusa para organizar una juntada. La veníamos planeando desde hacía meses. Consultando y generando ideas, sumando voluntades y sobre todo entusiasmándonos.

Para poder realizarla tuvimos que conseguir el visto bueno del dueño de la empresa, o sea, del señor Roberto Martínez. La primera reunión la hice con muchos miedos, iba con ideas locas y llevarlas a cabo significaba el movimiento de muchas personas. Cuando comencé a exponerlas la amabilidad de Roberto me animo a continuar, a contarle todo por más loco que sonara. Es importante que sepas cual fue la generatriz de todo esto.

22046618_1903604076571075_7736866795557507832_n

En el foro específico de la moto, en un post se hablaba de algunas características del modelo. No estaba muy de acuerdo con lo que decían, pero me abstuve de comentarlo porque recordé mi primer viaje en moto con toda la inexperiencia a cuestas.

Te lo cuento rápidamente: me fui al sur con una Honda Transalp 650, tres meses de uso… Y NUNCA HABIA MANEJADO UNA MOTO. ¿Ya te imaginaste la situación?, ¡un desastre!, menos mal que en esa época, hace 30 años, casi nadie andaba por las montañas en moto.

Todos los caminos eran de ripio y yo manejaba como lo hacía en las avenidas de Buenos Aires, entonces la moto se iba para todos lados. Ahí andaba yo comentando lo inestable que era esa “porquería” de moto.

Lo decía de corazón porque así lo sentía y pensaba. No sabía que para controlar la moto había que manejarla distinto, que había que pararse en los pedalines, que el freno delantero no se toca, etc, etc, y muchos etcéteras más.

22052506_1149138611884131_2039849216_n

Esta experiencia me ayuda mucho cuando escucho a las personas, pueden estar diciendo “una verdad” pero a la vez estar muy equivocados, la única forma de que lo sepan es mostrándoselos. Básicamente esto fue lo que le propuse a Roberto.

Transitar por caminos de tierra y que los usuarios puedan experimentar el comportamiento de la moto, que se den cuenta que tienen y para qué sirve este modelo.

Así llegamos al día de ayer. Fue gente de todos lados, de Rosario, de Junín, de Mar del Plata, muchos de Buenos Aires y los alrededores. Algunos se estaban moviendo desde el día anterior. 40 Tekkens se juntaron en Cañuelas, ese era el número límite que teníamos y lo completamos fácilmente en la primera convocatoria. El encuentro fue muy emotivo ya que nos conocíamos por el Facebook o por el whatapp pero no personalmente. Fueron muchos minutos de abrazos, saludo y gritos espontáneos al reconocerse dos amigos.

21765354_1903604313237718_7367082363796098177_n

Todos prestamos atención a la llegada de Roberto Martínez, muchos escucharon hablar de él pero pocos lo conocían. Saludo a todo el mundo y rápidamente organizo el grupo, aconsejo como conducirse por el camino que íbamos a tomar, porque con la lluvia del viernes estaba embarrado y en partes muy complicado.

21765004_1512367795511200_789165578249558176_n

Enseguida mostro una de sus facetas: su generosidad, dijo que las caídas estaban dentro de las posibilidades y que si algo se rompía RVM lo pagaba. En las caras de muchos vi la expresión de sorpresa, no es común que un empresario tenga este tipo de respuestas. Esta fue la primera pero no la última, a lo largo del paseo descubrirían más actitudes que lo caracterizan.

Arrancamos la caravana en grupos pequeños, con las motos intercaladas. Me ubique entre los últimos y a los pocos metros tuvimos la primera parada: la moto de un amigo se paraba cuando subía de 3000 revoluciones. Enseguida alguien se agacho y empezó a pedir herramientas, le cerró el paso de nafta y purgo la cuba del carburador. Santo remedio, pudimos seguir.

21765094_1512366232178023_1833043178020190579_n

La ruta estaba muy cargada ya que era un domingo soleado y esa zona es muy turística, todo se desarrolló muy bien, no tuvimos el disgusto de ver a ningún loquito “pista”. Pasando el peaje de la ruta 205 llegamos al camino de tierra que era nuestro objetivo. Otra vez las motos estacionadas formando un pelotón compacto, muy linda la foto de ese momento.

21768446_1512366082178038_2631810809350613275_n

Arrancamos y nuevamente a detenernos a los pocos metros, la primera moto que fue al piso: el suelo estaba muy duro y el piloto quiso cambiar de huella sin tomar el recaudo de afirmarse bien en el manubrio, resultado, un parabrisas roto.

A medida que íbamos entrando en el camino la confianza crecía, se volvió divertido y el paseo empezaba a mostrarse lo que era: una aventura. Todos muy ordenados y a su ritmo fueron pasando los kilómetros. Se hicieron algunas paradas más para juntar nuevamente el pelotón.

Las caídas siguieron pasando, por pisar barro flojo o cosas así, pero ya no eran “importantes”: no eran la primera. En otro momento había una gran aglomeración de gente en medio del camino. ¡Sonamos! Dije pensando que la cosa se veía grave.

22053009_1149245328540126_1567552437_n

Al acercarme veo que a una moto se le salió la cadena, incluso en la parte del piñón (parece que estaba demasiado floja). Lo interesante fue que quien estaba con las manos engrasadas tratando de encarrilarla era Roberto y eso convocaba tanta gente. Ver la humildad y su pericia con las motos es algo que impacta.

Cuando estuvo solucionado y después de muchas bromas arrancamos otra vez… y van…

Más adelante se presentó un desafío importante: barro en todos lados y sólo dos huellas, una profunda que metía miedo y otra más “linda” pero más traicionera, ahí estaban todos parados viendo cual agarraba cada piloto y creo que hasta levantaban apuestas a ver si alguno caía, nadie lo hizo.

22007608_1470743153018958_841500099624775461_n

De esta manera llegamos a la fábrica, entusiasmados, contentos pero sobre todo hambrientos ya que un camino de 30 km nos llevó como dos horas. La caravana entro tocando las bocinas y no quedo pájaro en la zona.

Las motos por segunda vez estuvieron en ese playón, la primera fue para ser cargadas en un camión y enviadas a alguna agencia, y esta, estacionadas muy ordenadas para pasar el momento.

21765086_1903603673237782_3690982725140716464_n

Nos esperaban con una choriceada, nuevamente invitación de JAWA y su gente, todos hacían algo, ordenaban, asaban, etc. Estaban incluso las hijas y el nieto de Roberto, también algunos chicos que no supe de quienes eran, todo muy familiar.

Comimos, charlamos, contamos historias, algunos eran premiados con nuevos sobrenombres. Era una fiesta. Después de la sobremesa vino el plato fuerte: el show de Maxi Tsabazis (este muchacho necesita un nombre más artístico).

21617822_10212967600283209_8697655625184095909_n

Realiza “stunt” con una Tekken, increíble lo que puede hacer. Sólo le falta hacerla hablar, ¡va!, por ahí lo hace ya que la moto ruge mucho. Mucha adrenalina por verlo en acción. En un momento su ayudante le saca la rueda delantera de la moto y se pone a andar así. Me preguntaba y creo que todos los demás lo mismo: ¿cómo iba a parar? Por supuesto lo hizo y de forma espectacular.

Para quien le gustan las motos es algo que hay que ver, mis felicitaciones y respeto por el dominio que tiene. Lo más loco de todo era que la moto no tenía grande modificaciones, un freno extra en la rueda trasera para accionarlo con la mano izquierda, ruedas más vale lisas, el tanque modificado para poder sentarse en él y no mucho más, por lo demás es la misma moto de serie que todos teníamos.

En un momento preguntan quién quería hacer un truco con Maxi, le di manija a mi mujer y allá fue ella. La sentó en la moto y al momento estaba andando en una rueda, entre aplauso y aplauso se escuchó un grito: “Picasso te mato”. Ya ven que no lo hizo o no estaría escribiendo esto.

21768442_1512367895511190_5851160920090023412_n

De esta manera se fue desarrollando la fiesta, yo no era una juntada, hubo regalos y sorteos de remeras y buzos. Solo era una forma de materializar algo que tenemos: la camiseta de JAWA-RVM todos la tenemos puesta.

Así poco a poco nos fuimos despidiendo y rumbeando para nuestras casas. Todos ansiosos por ver fotos y videos en el Facebook, y porque no, hacerle algún comentario ingenioso a las imágenes para diversión de todos.

Tarde genial, esta fue la conclusión de todos, orgullosos de tener la moto que tenemos y sobre todo de ser parte de la familia JAWA-RVM. Gracias por tanto.

Ya podemos decir: YO ESTUVE EN LA JUNTADA TEKKEN.

22046441_1913330102324758_651345753827623291_n.jpg

21765253_1912507025740399_4881177165331332973_n

Próxima aventura:

Gesell, sus médanos y el Faro Querandíes.