CAMINO AL PURGATORIO – parte 18

Martes 23 de Enero de 2018

São José do Rio Preto, Brasil – Araxá, Brasil

Desayune y me despedí de Joao y su esposa. Mi mujer se sigue extrañando por estas cosas, por la cantidad de gente que se brinda desde el corazón. En realidad la gran mayoría de las personas son así, solo unos pocos viven en la mierda y ensucian todo con porquería. Es tan evidente que llegamos a generalizar y decir que todos son así.

Pongo por ejemplo cuando voy a otro país, mucha gente me aconseja sobre las precauciones que tengo que tomar porque “a los argentinos no nos quieren”. No es cierto, de última a ellos no los quieren por esa actitud ante la vida.

02

Hay que viajar con humildad porque de esa manera se aprende y el otro se abre para enseñarnos sus cosas. En cambio sí vamos en actitud “porteña” de YO SE TODO. No les damos espacio a los demás para que sean ellos.

Hay un viejo cuento que habla de un maestro y un discípulo que fue a pedirle enseñanza. El maestro estaba desayunando y le pregunto si quería té, le dijo que si y el maestro empezó a servírselo hasta que la taza se llenó y siguió haciéndolo. El alumno sobresaltado le dice que estaba derramando todo. La enseñanza fue que si uno va por la vida con una taza llena no hay espacio para las cosas nuevas.

01

¡Mira que oportuno el cartel que me cruce! Decía: SU VIDA DEPENDE DE SU ACTITUD, el mensaje trata de concientizar a los conductores con respecto a la conducción y la precaución para evitar accidentes.

Creo que la aplicación es más amplia y todos deberíamos recordarlo siempre. Llenemos las rutas con estos carteles para ser cada vez mejor.

Por ese camino todos pasaban tocando bocina y con el pulgar para arriba saludando. Esto se debe a que no reciben turismo y se entusiasman cuando ven uno. La soledad cada día pesa más ya que es un proceso de adaptación. Todo me recuerda a Valeria y la extraño muchísimo, particularmente porque hace mil que no tomo mates y me gustaría hacerlo con ella.

Los campos siguen siendo inmensos, mayormente de caña de azúcar y sino de soja. No hay otro tipo de plantación. Cuando los veo piensos en nuestros “zurditos” y “ecologistas”, estos son monopolios, impresionantes terratenientes, acá realmente se desbasto mucha flora para poder cultivar, y no veo en las ciudades reclamos sobre esto.

03

Pare en una estación de servicio porque tenía ganas de hacer lo segundo, el baño era el más inmundo que vi en Brasil. Fruncí y me aguante hasta la siguiente. Allí pude hacer lo mío tranquilamente y en el shop me compre un jugo,  tienen unos vasitos pijoteros que te dejan con sed cuando vos venís acalorado de la ruta.

Me recuerda a esas películas del osete cuando llegaba el cowboy todo sucio y transpirado y el cantinero le servía whisky en un vasito chiquito y empezaba a empinar uno detrás de otro. Bueno, así pasó.

07

Hay un dicho que dice: “cuando uno anda de culo todos los palos están de punta”, te aseguro que es así. Una vez que vino el primero agarráte fuerte que detrás vienen los demás. Dejáme que te cuente porque lo digo:

El primero: llegando a la ciudad de Araxá me equivoqué el camino y para retomar tuve que hacer 10 km al pedo.

El segundo: paro para revisar el mapa y me doy cuenta que perdí el camelback y con él la linterna, los fusibles y varias cosas más que las uso frecuentemente. Me quede toda la tarde amargado. No por los objetos que en la próxima ciudad los repongo, sino porque era un regalo de mi mujer.

09

Tercero: cuando al fin estoy en camino a Belo Horizonte veo a lo lejos una tormenta de aquellas. Iba derechito hacia ella. Entonces pare a ponerme el equipo de lluvia.

Cuarto: como lo presupuse el chaparrón fue de esos que las gotas son grandotas y te duelen. Fue tan intenso que me mojó todo, incluida algunas partes de Jade que no deberían mojarse. Empezó a tironear y tuve que parar bajo esa lluvia.

05

Espere algunos minutos a que el agua escurriera, la de abajo, porque la de arriba venía a baldazos. Di arranque y lo hizo perfectamente. La Tekken es un fierro muy fiel. ¡Ya sabía que no me iba a dejar tirado ahí!

Como venía un palo detrás de otro ya te imaginaras mi humor, era más negro que las nubes que tenía sobre mi cabeza.

Para revertir estas situaciones conozco un gualicho infalible: paré en la primer estación de servicio que encontré y me prepare unos mates (los primeros que tomo desde que se fue mi amor). Para potenciar el efecto me puse a pelear a mi suegra por WhatsApp, para no perder la costumbre y que ella no disfrute tanto de mi ausencia.

06
Prato freito lo llaman

Funciono perfectamente. Dejo de llover, encontré otra estación donde tire la carpa y me di un baño largo con agua calentita. Al lado hay un restaurante y al mozo no le entendí un pito, le dije a todo que sí. Me acaba de servir y voy a comer opíparamente (siempre quise usar esa palabra).

Buen provecho y hasta mañana. Nos vemos.firma

 

 


Kilómetros viajados hoy: 338  km.

Kilómetros viajados totales: 4307 km.

Días viajando: 18 días.

recorrido


Links de las:  Parte 17   |    Parte 19

Alicia Sornosa, una correcaminos por el mundo

La vuelta al mundo en moto…que sueño para todos nosotros, no? Hoy en viajeros nos encontramos con quien ha cumplido ese sueño y sigue aun agigantándolo, desde setiembre de 2011 recorrió los cinco continentes, más de 120.000 kms. Desde España por Europa a África tocando Kenia y viajando a India, cruzando el Océano Indico para llegar a Oceanía y volando a Estados Unidos para emprender de punta a punta América, de Inuvik, en el Polo Norte Canadiense hasta Ushuaia. Entre otros viajes a cruzado Asia por Rusia, Kazajistán y Mongolia, para finalizar en Japón.
Periodista, aventurera (sin lugar a dudas), comunicadora y solidaria. Con nosotros Alicia Sornosa, dama de estirpe “fierrera”.

MG Alicia, ¿Qué imaginabas de todo esto cuando eras una niña?

AS Ni me lo imaginaba. Nunca soñé con hacer viajes en moto y menos con recorrer el mundo sobre dos ruedas. Cuando era joven, lo que si quería era dar la vuelta al mundo en un velero…me queda eso por hacer.

MG ¿La carrera deportiva de tu padre influyó?

AS No. Para mi era normal tener un padre que se dedicase a correr en coches. Yo también lo hice durante dos años, compitiendo en un Trofeo de circuitos a nivel regional. Nada que ver con las motos y los viajes. Lo de viajar y explorar es innato en mi desde que era muy pequeña, he sido curiosa siempre.

Scrambler and Alicia

MG ¿Qué era de tu vida antes de Setiembre de 2011?

AS La vida normal de una periodista dedicada al motor de treinta y tantos años: Mucho viaje de trabajo, otros tantos viajes con mis amigas, pagando un alquiler… No me puedo quejar, siempre he hecho lo que he querido, trabajando como freelance para diversas revistas de automovilismo y motociclismo, presentando un programa de TV en Madrid sobre automovilismo, criando a mi perro (una de mis pasiones). Luego llegó la crisis y la posibilidad de viajar, ¡ni me lo pensé!

Foto E Olmos

MG Cuando hacía la introducción te presenté como periodista, aventurera, comunicadora y solidaria, contanos cómo unís todo cuando te pones el traje de motociclista.

AS Es sencillo, me transformo en una motociclista aventurera que siente la necesidad contar lo que ve sobre su moto y tiene la intención de hacer que el mundo sea un poco más justo ayudando a mi manera, en determinadas causas que me impresionan.

Rodando por el norte de Etiopía

MG De ser una dama en moto, ¿Qué es lo más difícil?

AS Que me traten como si fuese una motorista, no una dama. Creo que cuando nos subimos a una moto y nos ponemos casco y guantes, somos todos motoristas, da igual el sexo. Si algo me parece difícil es mover la moto cuando está cargada y en parado.

Hacia Sangla posando en hito km

MG ¿Viajas sola o compartís ruta con otros viajeros?

AS Depende. Hay veces que tengo la oportunidad de viajar con otras personas, me encanta. Este 2017 hice un gran viaje por México y la Baja en solitario, y ahora estoy rodando por África acompañada…Me gustan ambas opciones.

IMG_0384

MG Conociendo el mundo de punta a punta, ¿Dónde volverías sin pensarlo y dónde no?

AS Regresaría a cientos de lugares, es difícil decir unos pocos…cada país tiene un lugar o varios que son mágicos para mi. Donde no tengo ganas de regresar es a Egipto o a los países árabes donde los derechos humanos o de las mujeres no son los justos.

Etiopía, lago Awasa con camping, moto y niña

MG Para finalizar déjanos tus palabras para los que quieren dar el salto a la vida de aventurero y dinos sobre tu libro.

AS No dejes que te nadie te diga “no puede hacer esto” hay que comprobarlo por uno mismo. Viajar, es vivir, no lo olvides.
Y si aun no te has animado, puedes leer la novela que he escrito basada en mi vuelta al mundo: “360 Grados” estoy segura que después de eso, ¡cualquiera se lanza! Puedes encontrarla en este link: https://bandaaparteeditores.com/libros/360-grados

Para visitar la web de esta viajera:

http://www.aliciasornosa.com/

CAMINO AL PURGATORIO – parte 16

Domingo 21 de Enero de 2018

Medianeira, Brasil – Rolandia, Brasil

Amanecer entre unos pocos árboles estuvo bueno, todo muy tranquilo. Me acerque al shop a desayunar y lo hice bien tranquilo ya que tenía tiempo.

El destino del día era Rolandia. La ciudad en si no tiene ninguna característica especial que conozca, pero la tengo marcada desde hace años como punto a visitar ya que según la página oficial de la Sotoshu, la escuela Soto de Zen de Japón, tienen un templo ahí desde hace años. Y quiero conocerlo.

 

Salí a la ruta despacio, como acostumbrándome a la nueva situación de estar solo con Jade en el camino. El paisaje se volvió monótono ya que son grandes extensiones de cultivos de soja. Para documentar esto pare a un lado y me puse a sacar algunas fotos.

Al terminar veo que en sentido contrario venia un motero, este desacelera y para. Vino a saludar. Andaba en un Transalp ¡Como me gusta esa moto por dios! Se llama Gioni y creí entender que iba a algún moto encuentro.

 

Debe de ser así porque me cruce con varios moteros súper cargados que viajaban en sentido contrario, todos saludaban. Intercambiamos nuestros clacos y después de un lindo abrazo seguimos con rumbos distintos.

En solo 100 km pagué 2 peajes de unos 50 pesos cada uno, esto ya me empieza a molestar. Ni piensen que es como en la ruta BR 277, acá no hay mucho mantenimiento y ni sueñen con el café, o el WIfi y mucho menos un edificio especial para usuarios. Lo único que tienen es una salita con sillones donde están los camiones de la empresa.

03

Van pasando los kilómetros y no veo nada lindo para fotografiar, esto viene desde hace días. A veces pienso que me equivoque en la elección de las rutas. Brasil es inmenso, recorrerlo insume muchísimos kilómetros y los paisajes son constantes, cuesta que cambien.

Me hacen acordar a nuestra querida ruta 3, la que va para el sur por el lado del atlántico. Ruteas unos 1000 o 2000 km y siempre el mismo paisaje y el mismo viento.

13

EN mi último viaje al norte, cada 10 km tenía que parar porque el paisaje era increíble. Acá todavía no conseguí una foto de la cual estar orgulloso.

Después del mediodía empezó a hacer calor en serio, con el aire tan caliente que se vuelve insoportable. Más tarde todo cambio y me corrió un chaparrón pero no me agarro, le pase por al lado. Las ventajas de estar en la ruta y ver hacia donde se dirige una tormenta.

06

Por la tarde tipo 17 o 18 hs llegue a Rolandia, me encamine hacia el templo Zen Tokozan Busshinji, está en un barrio muy tranquilo. Todo estaba cerrado y no encontraba nada para llamar, tanto el templo como la casita del guardián están un poco para adentro y por más que aplaudía el sonido no creo que llegara.

¡Tampoco me iba a poner a gritar como loco!

En eso veo que llega un auto a la casa vecina, me acerco a preguntar y me dicen que tengo que meter la mano y que ahí está el timbre, o sea, del otro lado de la pared, oculto. Ni pensar como hace el cartero para llamar.

11

Cuando toco timbre, 3 veces como en Japón, aparece una monja. No pude precisar la edad pero era muy mayor, presupongo eso por las manchas de la cara y las manos. El estar pelada no ayuda.

Me presenté y le explique el motivo de mi visita. Me escucha, piensa un poco, habla menos, de forma muy pausada y silenciosa. De a poco se compromete con la situación y abre la reja para poder charlar, me dijo que recién mañana habría ceremonia a las 6:30 (5:30 para Argentina).

08

Pero no hay meditación (Zazen), le pedí permiso para visitar el templo y me llevo a conocerlo. El altar es idéntico a los de Japón: al centro la imagen de Buda, a la derecha la de Dogen Zenji y a la izquierda Keizan Zenji,  los patriarcas fundadores de la escuela.

Me contó la historia del tempo y su funcionamiento que básicamente es para la colectividad. Cuando pregunte por la meditación zazen (que es la base del budismo Zen) me dijo que la hacen una vez al mes y que son unos ocho practicantes.

09

Hice una ofrenda a Buda y me retire un poco desilusionado. No sé qué esperaba encontrar pero seguro que eso no. Luego más tranquilo recordé lo que dijo el maestro Deshimaru: el Zen no está en los templos, y es verdad. Esta fuera de ellos.

Me fui de esa ciudad ya de noche. Pare en la primera estación de servicio que vi, por la hora ya estaba cerrada. Lo único que pude hacer es armar la carpa y tirarme a dormir.

10

El texto del día de hoy salió más espiritual de lo que quería, pero como dije ayer: el paso por el purgatorio es un período de reflexión y replantearnos nuestras ideas y valores, tomar decisiones y ver hacia donde nos conducen estas.

Hoy tome la de seguir mi viaje por rutas secundarias, me canse de pagar peajes cada vez más caros. Las tormentas de los días anteriores me rompió el presupuesto porque tuvimos que parar en hoteles más veces de las planeadas. Y ahora esto, continuar con este promedio me dejaría sin plata en medio del Brasil. En 500 km gasté unos 500 pesos argentinos ¡Que buen hostel me hubiera pagado con esta plata!

Mañana será otro día para contar, nos vemos.firma

 

 


Kilómetros viajados hoy: 445 km.

Kilómetros viajados totales: 3490 km.

Días viajando: 16 días.

recorrido


Links de las:  Parte 15   |    Parte 17

CAMINO AL PURGATORIO – parte 17

Lunes 22 de Enero de 2018

Rolandia, Brasil – São José do Rio Preto, Brasil

Amaneció nublado y fresquito, muy lindo para rutear. Hay que meterle kilómetros porque es un tiro largo hasta Salvador de Bahía, unos 2.500 km según el GPS.

EL cálculo que realizo para planificar una ruta es con un promedio de 500 km diarios, con esto llegar insumiría 5 días solamente. Pero vengo viendo que distintos factores como principalmente el terreno y los camiones, pero también las tormentas y demás han afectado este número y reducirlo a 300 km máximo por día.

01

Entonces tomaría unos 8 días y medio, 16 para ir y volver al mismo punto. Sin considerar que estoy a casi 2000 km de mí casa. Avanzaremos y veremos como seguimos.

Las rutas secundarias no están en buen estado, se tornan peligrosas porque al ir detrás de un camión este puede largar un pozo de sorpresa. A veces por las curvas o el tráfico no se lo puede adelantar pero tampoco podemos ir muy detrás. En esas situaciones hay que apechugar y estar muy atento a lo que viene.

Llegue a una estación de servicio en Porecatu y había un auto muy lindo, creo que estaba en exposición. Por estos lados no reciben muchas visitas entonces todos querían hablarme y no podía prestarle atención al mapa para definir mejor la ruta.

Viendo eso unos lugareños me enseñaron un camino mejor, lo puse en el GPS. Después de repostar combustible lo seguí para ver donde me llevaba.

Los últimos “posto do gasolina” en donde pare no solo tienen agua helada sino que además podes tomarte café gratis. Estuve pensando que había alguna disposición que lo regía. No creía que fueran tan generosos por acá. Después preguntando me enteré que realmente es por cortesía y todas lo tienen. Se asombraron cuando les dije que no todas, solo por esta zona nomás.

Las estaciones de servicio de Brasil son para sacarse el sombrero. Están super ordenadas, todas tienen una máquina de agua helada y algunas pueden tener otra de agua caliente. Los baños son impecables, con papel higiénico y jabón para las manos con alguna forma de secado.

La gran mayoría tienen duchas de agua caliente (tienen un calefón eléctrico en la roseta que es una maravilla). En una me encontré hasta con un dispensador de hilo dental. (Ahora que miro bien la foto creo que también tiene un liquido anticéptico, ¡se pasan!)

20

Solo si son de muy baja categoría puede que no tengan estos servicios. Para la elección de la última donde voy a parar me guio por los camiones estacionados. La cantidad determina la calidad de los servicios que brindan, sumado a esto es zona segura donde acampar.

A partir de aquí el camino se tornó bastante solitario a no ser por algunos camiones viejos. A los lados se sucedían los campos de caña de azúcar. En algún momento pare a hacer algunas fotos con ellos, la tierra ya se pasa de roja y es de un bordo muy oscuro.

Este tramo pareciera que era el de las sorpresas. De pronto pase al lado de una hidroeléctrica con todas sus vertederos abiertos, primera sorpresa. No sabía que había una por acá y me desvié del camino para ver si podía entrar a conocerla. No pude, había que pedir autorización previa vía web y por lo que aprecie no estaba preparada para el turismo.

07

Como bien me dijeron por esta ruta evite el peaje por pocos kilómetros. Pero a partir de ese punto los radares no son informados anticipadamente, te aparecen de pronto, segunda sorpresa.

El cielo se despejo totalmente y hacía un calor que rajaba la tierra. Menos mal que tengo este traje que mientras andas ventila todo, aunque el aire era caliente. Y no se me ocurra parar porque ahí si me incendio todo, es increíble lo caliente que está el casco cuando paro.

Andar por estos lugares vestido negro no es de las mejores ideas que uno pueda tener, pero tampoco vi nunca un traje con protecciones blanco, el que lo usara parecería un fantasma motorizado.

25

El sol era tan fuerte que cualquier sombra te invitaba a parar. Hay que estar muy decidido para seguir adelante y no hacerlo. Los campos son inmensos y no hay alambrados que dividan. A veces subís una colina y desde allí el paisaje se brinda para lo que tus ojos puedan mirar.

Por el camino veo un auto al borde de la ruta. Era una chica que estaba renegando con una rueda en llanta. Nadie paraba entonces retorne y le pregunte si necesitaba ayuda. La pobre estaba desesperada y no era para menos, la cubierta estaba destrozada y los tornillos agarrados como mugre de talón.

10

Solo no iba a poder aflojarlos, le pedí que mientras sostenía la llave ella se parara en el extremo de la palanca. Costo bastante convencerla que era lo mejor. Lo hizo a regañadientes hasta que sintió que la tuerca aflojaba, entonces a las siguientes le puso más ganas.

09

Todo fue muy rápido considerando la situación y las herramientas que tenía. Pudo seguir viaje y yo contento de haber ayudado. Creo además que eleve al menos en ella el concepto sobre los Argentinos.

08

Todavía no tengo muy en claro que sentimiento es más fuerte. Si el del que ayuda o del que la recibe. Pero sé que los dos se llevan una buena parte. Es por eso que intento hacerlo cada vez que puedo.

Llegue a Sao Jose do Rio Preto y pare en una estación de servicio muy buena. Tenían un autoservicio súper completo y muy grande. Me serví jugo natural de dos tipos, no me pregunten de que fruta porque no lo se pero estaba buenísimo.

Mientras descansaba y contestaba el Facebook varias personas saludaron, JADE estaba muy expuesta y llamaba mucho la atención. Cuando saque el mapa de Brasil para elegir destinos se acercó una persona y comenzamos a hablar. Al rato llamó a su mujer para que se sume.

Tanto hablar y explicarle que andaba haciendo por ahí me invito a que pasara la noche en su casa. Le pedí permiso a la señora y acepte. Evidentemente es la retribución de mi buena acción anterior. ¡Todo lo que das vuelve!

Me guió hasta su casa. Se llama Joao y Claudia su mujer, que preparo una cena espectacular que incluía feijoada, un plato típico de estos lares que se hace con porotos negros… agarrate.

Me bañe y me fui a dormir en una cama. ¿Qué más necesito? Hasta mañana.

firma


Kilómetros viajados hoy: 415 km.

Kilómetros viajados totales: 4261 km.

Días viajando: 17 días.

recorrido


Links de las: Parte 16 | Parte 18

CAMINO AL PURGATORIO – parte 15

Sábado 20 de Enero de 2018

Minga Guazú, Paraguay – Medianeira, Brasil

Comienza otra etapa en el viaje, de acá en adelante será en solitario y como ven le he cambiado el nombre a la bitácora llamándola CAMINO AL PURGATORIO.

Pasar por el infierno puede hacerse acompañado, el sufrimiento no se comparte y es personal, para los que vinieron siguiendo el viaje podrán dar fe que el nombre estuvo acertado, en un principio fue puesto porque iba a recorrer una ruta a la que llaman “la ruta del infierno”.

Pero a medida que pasaban los días y como fui contando había un cierto paralelismo. El sufrimiento que nos causaban tantos días de lluvia, las angustias que vivimos y el súmmum fue el día de ayer.

02
Pedazo de hormigueros que tienen por aca

El paso por el purgatorio se hace en solitario, es una etapa de reflexión, de toma de decisiones. Todo cambio conlleva angustia, no es fácil.

De ellas será nuestro paso nuevamente al infierno o al paraíso, por lo tanto hay que ser muy juicioso sobre las mismas. Para empezar nada mejor que visitar un templo donde recogerse y meditar, pero eso es otro día, ya te lo contaré.

Solo mencionare que venir a Puerto Iguazú estuvo decidido por mis ganas desde hace años de conocer este templo de Brasil que queda 500 km al norte. Permitime que te cuente como suceden los hechos de forma cronológica:

01

Había puesto el despertador a las 7 am, desayune hablando con Eduardo que no fue a trabajar para acompañarme. Lo primero que hice fue agarrar las herramientas y hacerle unos pequeños arreglos a JADE, el cargador de 12v que entraba en corto si lo movía. Lo desarme y aislé mejor los contactos. El segundo que tengo sigue sin funcionar, en casa lo mirare mejor pero evidentemente no me equivoco al hacer los sistemas redundantes, si falla uno tengo otro de muleto.

También le estire la cadena, muy poco pero quería dejarla bien. Cuando me puse que ajustar nuevamente me salió el cavernícola que llevo adentro y le barrí la rosca en la última vuelta. Quedo apretada pero vamos a ir controlando, no creo que pase nada. Habrá que cambiarla en cuanto se pueda.

11

Cuando termine arme la moto, fue todo un tema porque tenía que redistribuir equipaje ya que me quedo un baúl libre con lo que se llevó Valeria. Me tomé mi tiempo para ver bien la distribución, el criterio para hacerlo y lo más importante: recordar donde esta cada cosa.

Me llevó más del que pensaba. Me puse el camebak para probar si sirve para viajar. Me lo había regalado mi mujer ayer cuando fuimos de compras a Ciudad del Este.

18

Entre una cosa y otra salí cerca del mediodía, un calor infernal, me despedí de Eduardo agradeciéndole desde el corazón todo lo que brindaron él y su hijo Isaac.

Puse el GPS con rumbo a Foz de Iguazú, en el camino ví el cartel de Itaipu y me mande a conocerla, solo me desvié 10 km de la ruta internacional. Llegue justo a tiempo para la visita guiada. mi suerte seguía acompañándome porque estaban las compuertas del vertedero abiertas por el exceso de lluvia, todo un espectáculo que raramente pasa (Al final de este texto voy a poner un apartado sobre los datos curiosos que comento el guía sobre la represa).

Luego del paseo me dirigí al hito paraguayo de las tres fronteras. En el camino encontré una casa de cambio y me agencie los reales que voy a necesitar para los peajes de Brasil. Utilizando reiteradas veces el sistema PPS (Paro Pregunto y Sigo) al fin pude llegar al lugar, queda bastante apartado.

Esta arriba de la balsa que cruza a la Argentina, estuve tentado de tomarla pero me controle, alargaba y después tenía que volver a hacer los trámites de aduana.

Ir a ver el hito cuesta plata, me cobraron unos 25 pesos argentinos para ver una pared, el rio y las márgenes que son muy parecidas a cualquier otra, la única diferencia es que cada una pertenece a un país distinto. No había nadie y todo está muy abandonado, tuve que usar el baño de mujeres porque el de hombres estaba cerrado.

Regrese a Ciudad del Este y en el camino encontré un local donde reparaban electrónica, pare y le pregunte si me podía arreglar el cargador múltiple de USB que hacia falso contacto, le comente que solo tenía 7.500 Guaraníes (unos 26 pesos argentinos). Agarro viaje y me lo arreglo perfectamente, desde acá le quiero agradecer a Francisco Zuarez, con “Z” dijo.

09

Al fin tome la ruta internacional y pase el puente de la amistad, el que cruza la frontera. En migraciones de Brasil hice la entrada. Una vez en Foz me encamine hacia el hito que esta de ese lado.

Esta mucho más organizado el circo y cobraban 20 reales (más de 100 pesos argentinos). ¡Ni en pedo pago eso solo para sacarme una foto y decir yo estuve ahí! Es puro ego. Al argentino no fui porque ya lo conozco al igual que las cataratas.

Reprograme el GPS con destino a Cascavel, ahí tenía que desviar hacia Londrína, distante unos 500 km. Estipule que haría noche cerca de la primera por la hora, pase el peaje y me sacudieron 7,70 reales (unos 46 pesos) los autos pagan más del doble. Hay un peaje cada 40 km. ¡Un asalto!

14

Manejaba con felicidad, Jade tenía al menos 70 kg menos y se notaba, estabas súper ágil y desarrollaba potencia más rápido, parecía que invitaba a correr.

Al frente se veía una tormenta muy grande que estaba tirando agua en serio. Me fije en el GPS y me iba a meter en plena tormenta, que corría lateralmente. Muy cerca de ella decidí parar en una estación de servicio y pude tirar la carpa en un lugar muy lindo.

Me habilitaron un baño para ducharme, lave ropa y la tendí, me fui al shop y tome un jugo ya que no tenía hambre (ahora, mientras escribo, si tengo).

13

Cerraron a las 23 hs y seguí escribiendo en la oscuridad, el guardia de seguridad me acerco una mesa para que este más cómodo, parece que tengo una oficina.

Veremos como amanece el día mañana.

Nos vemos.firma

 

 


Hidroeléctrica binacional Itaipu

Datos aportados por el guía que me resultaron curiosos:

  • Pasan 7.000.000 litros por segundos.
  • El muro tiene 12 m de ancho en lo alto
  • En la base sobre el río Paraná tiene 300 m de ancho
  • Su altura es de 70 m. Estructura piramidal.
  • Pasan 700.000 litros por segundo en cada tubo.
  • El agua de las cataratas pasaría por 4 tubos. Tiene 20 tubos en total.
  • 1 de las 7 maravillas del mundo.
  • Es la mayor productora de energía del mundo.

Kilómetros viajados hoy: 87 km.

Kilómetros viajados totales: 3045 km.

Días viajando: 15 días.

recorrido


Links de las:  Parte 14   |    Parte 16

 

UN VIAJE AL INFIERNO – parte 14

Viernes 19 de Enero de 2018

Minga Guazú, Paraguay

Viajar al infierno tiene consecuencias, una de ellas es el sufrimiento. Te aseguro que este fue uno de los peores días de nuestras vidas, déjame que te lo cuente cronológicamente.

Nos despertamos relativamente temprano pero sin apuros ya que habíamos combinado con Isaac que vendría al mediodía para llevarnos a Puerto Iguazú, muy sobrados de tiempo ya que el avión salía a las 16:30 hs.

La noche anterior nos quedamos armando las valijas y pesándolas, quitando de aquí y poniéndolo allá para que tengan el peso reglamentario de la aerolínea y no nos cobren extra, es una de las famosas low-cost y en el recargo te matan con el precio.

01

Teníamos todo listo y desayunamos tranquilos, enseguida vino Eduardo y entre tema y tema salió la posibilidad de que vaya para Sao Pablo y el brote de fiebre amarilla. Dijo que podía ir a la salita sanitaria y que ahí me vacunarían, para allá fuimos.

Allí hablo con una mujer que parecía la encargada o algo por el estilo y nos llevó hacia un consultorio que había una enfermera. Hablaban bastante guaraní así que pescaba la mitad o menos de lo que decían. Me pidieron los datos y llenaron una libreta, al terminar me dicen “listo”.

¿¡Como listo?! ¿Acaso le muestro la libreta a los mosquitos y salen espantados o qué? Resulto que no tenían la vacuna y me llenaron la libreta como que estaba vacunado para que me dejen pasar en la frontera si me la pedían. La que sí me aplicaron fue la antitetánica, la que dura 10 años y en Argentina sale una fortuna, algo bueno tuvo la visita.

Con Eduardo estipulamos que me metería en Brasil y a medida que me acerque a la ciudad buscaría vacunarme por ahí. Ya veremos qué pasa.

01

Puntual Isaac nos pasó a buscar al medio día, Vale se despidió del padre y partimos con rumbo a Ciudad del Este. Pensábamos almorzar en un restaurante de sushis que a Vale tanto le gustan. La variedad étnica que tienen de colectividades y su gastronomía se pueden probar platos típicos, además teníamos tiempo de sobra.

En cuanto nos acercamos a la ciudad Isaac se desvía de la ruta y comienza a agarrar calles paralelas, al interrogarlo dice que el puente esta congestionado y era cierto, los autos estaban parando.

Íbamos a acercarnos por los laterales, la ventaja de tener un guía local. A medida que entrabamos en la ciudad se ponía peor. Las maniobras eran cada vez más milimétricas y la pelea por el espacio era terrible, si un auto metía “la uña” detrás de él entraban otros 20 hasta que alguno no aceleraba lo suficiente y se podía volver a avanzar.

Era una lucha encarnizada, pudimos adelantar de a poco, cada vez menos, hasta que al final nos detuvimos y ya no avanzábamos, el que sí lo hacía era el reloj.

07

Valeria comenzó a ponerse nerviosa porque pasó media hora y no nos movimos ni un centímetro. Yo por dentro pensaba lo mismo pero no podía exteriorizarlo o se generaría la histeria. Isaac ponía la mejor onda, pero se notaba que no sabía cuánto duraría aquel atascamiento.

Nos contó que a veces pasa eso porque los inspectores lo atoran a propósito para hacer un negociado con los que “cortan”. Unos tipos que aparecen y te dicen que por unos guaraníes te llevan por un camino mágico que te saca de ahí. Otras veces el atascamiento lo generan los de la frontera de Brasil, se ponen a inspeccionar detenidamente auto por auto, lo hacen en represalia por algo de Paraguay o algún tema interno.

La pregunta del millón es porque no se hizo otro puente. No hay que ser muy lúcido para entender que es súper necesario. Dice que hace 30 años está proyectado, pero ninguno de los dos lados avanza en el proyecto.

11
La triple frontera, izquierda Argentina, derecha Brasil, al fondo Paraguay

Mientras tanto ahí estábamos nosotros, cada vez peor. Valeria pidió un baño ya que de los nervios se descompuso. La lleve al shopping que estaba en la cuadra. Entramos, averiguamos donde eran, fuimos, hicimos, volvimos y el auto seguía en el mismo lugar.

Obviamente la idea del almuerzo estaba descartada, estuvimos dos horas en el lugar. Viendo que todo estaba parado, pensando alternativas pero no había ninguna válida. Proyectábamos la pérdida del avión y las consecuencias de ello. Realmente era una situación que no se la deseo a nadie.

De pronto y muy de a poco empezamos a movernos, los autos que estaban perpendiculares al tránsito tratando de meterse te apoyaban a ver si podían entrar detrás de nosotros. Había que tener mucha decisión y muñeca para manejar en esas circunstancias. Y un cierto desinterés por las consecuencias hacia el vehículo.

06
Imagen ampliada de la triple Frontera

Por fin estuvimos en el puente y salimos de Paraguay, parecía que allí se había terminado todo, que el sufrimiento que causaba la preocupación al fin terminaban, pero muy lejos de eso.

Paramos del lado brasileño para hacer la salida. Hicimos religiosamente la cola mirando el reloj, normalmente es un trámite rápido pero hoy estábamos muy pendientes de los segundos.

Cuando finalmente llegamos a la ventanilla nos dicen que ese trámite lo teníamos que hacer en el puente con Argentina. Un garrón, precioso tiempo perdido al pedo. Ya ni para ser delicado estábamos.

Valeria se ponía cada vez peor y no podía ocultarlo, yo que trataba de poner paños fríos (aunque por dentro estaba aterrado) ya que notaba que Isaac estaba mal y aceleraba aun a costa de las multas. Recuerden que Brasil está lleno de radares.

En la aduana Brasileña los trámites fueron rapidísimos, parecía que estábamos echando buena, corrimos hasta el auto y pasamos el puente.

Cuando nos acercamos a la frontera Argentina, ¡Otra cola!

Esta era la definitiva, ya no teníamos tiempo. ¡Habíamos perdido el avión! Mi desconsuelo era total mirando el estado en que estaba Valeria, juraba y rejuraba que nunca más saldría del país. Me sentía responsable y realmente lo era.

09
Punto exacto del límite entre Argentina y Brasil

Isaac se puso a manejar por la banquina y adelantamos hasta donde está el control, ahí estaciono en el free-shopping y combinamos que pasábamos caminando porque sería más rápido. Después tomaríamos un taxi y nos encontraríamos en el aeropuerto.

Al acercarnos a la cola de los que iban en micro vemos que era larguísima, Valeria ya no podía de los nervios y yo otro tanto sumado a que no podía clamarla. Realmente una situación de mierda. Me preguntaba cómo se resolvería el asunto, si conseguiríamos pasaje para algún otro avión.

Realmente muy estresante todo. Estábamos en la cola, tocan bocina insistentemente y gritan ¡¡¡PICASSO!!! Era Isaac, no sé qué maniobra hizo pero estaba a tres autos del control, nos metimos nuevamente al auto.

Menos mal porque el bolso pesaba 15 kg exactos y con los nervios se hacía más pesado. No hubiera podido lidiar con él.

12

Migraciones fue rápido, presentación de documentos, ingresar los datos a la computadora, escanear los DNI y pasamos. Después viene la aduana, ahí es una lotería. Depende del agente de turno, puede enroscarse revisando todo y entonces saca el mate porque va para largo.

Rezábamos para que no pasara eso, nos hicieron abrir el baúl y vieron el bolso gigante. Isaac tiene el típico acento paraguayo, ese castellano entonado como guaraní. Eso generó la desconfianza porque llevaba a dos “porteños” de compras.

El agente se acercó y pregunto si habíamos comprado algo de electrónica, dijimos que no (era verdad, el que compro y la tiene soy yo). Pregunto que habíamos comprado y vale le dice cosas de mujeres: cremas y perfumes.

Dijo que siguiéramos y respiramos un poquitito porque estábamos con lo justo. No había sido tan bravo. Al fin pasamos y rumbeamos para el aeropuerto. Era más lejos de lo que lo recordaba, no llegábamos más y ya eran casi las 16 hs. Isaac aceleraba y pasaba autos.

Valeria preguntaba a cada rato cuanto faltaba. Y yo, que se yo, trataba de alivianar la situación hablando de pavada. Creo que en ese auto todos nos volvimos religiosos silenciosamente, cada uno rezándole al dios de su preferencia para llegar a tiempo.

10

¡Por fin llegamos! El aeropuerto está pasando las cataratas, bastante cerca a decir verdad. Hicimos el pre-embarque perfectamente y hasta nos sobro un tiempito para despedirnos. Nunca alcanza en estos momentos, uno quiere que nunca llegue el instante de la separación.

Pero llego y muy rápido, se me hizo un nudo en la garganta. Nos separamos y ni siquiera se puede ver el avión despegar, no hay un mirador. Así fue todo, de golpe desapareció de mi realidad.

Retornamos por los puentes, ya íbamos relajados y aprovechamos a hacer algunas fotos. Pasamos Brasil y entramos en Paraguay, solo hice la salida de Argentina. La mano contraria seguía embotellada pero la nuestra estaba desierta, Ciudad del Este trabaja desde las 6 de la mañana hasta las 16 hs, todo cierra y termina en ese horario. Cuando pasamos serían las 18 hs. y todo era un desierto.

03

Fuimos a almorzar a un lugar que venden lomitos árabes. Muy ricos, con una salsa de ajo que todavía la estoy repitiendo. Nuestro almuerzo fue a las 19 hs.

En la casa estaba Eduardo que me esperaba para mudarme, estoy instalado en la casa de él viendo la posibilidad de mañana retomar ruta en Brasil hacia el norte.

Tengo que hacerle algunas cosas que Jade está necesitando: el cargador de 12 donde conecto el GPS esta en corto y cuando lo muevo quema el fusible, en varias estaciones de servicio tuve que reemplazarlo.

También tengo que reparar unos contratos del cargador de USB múltiple, solo llevo este que carga 12 dispositivos al mismo tiempo. Tiene un falso contacto y no funciona.

05

Ahora viendo el próximo destino y el clima: lluvia como todos los días ¡Ya ni se para que miro! Termino de escribir esto y siento un vacío tremendo al no tener a Valeria conmigo. Rápidamente agarrare ruta para entretenerme un poco y hacerlo más llevadero.

Me gustaría escribir mejor para poder transmitirte el infierno por el que pasamos, pero no puedo. Lo siento, hasta mañana.firma

 

 


Kilómetros viajados hoy: 0 km.

Kilómetros viajados totales: 2330 km.

Días viajando: 14 días.

recorrido


Links de las:  Parte 13   |    Parte 15

UN VIAJE AL INFIERNO – parte 13

Jueves 18 de Enero de 2018

Minga Guazú, Paraguay

El día anterior fue tan lleno de emociones como cansador, queda mal decirlo pero la verdad es que los dos nos fuimos a dormir sin bañarnos. Cero energías nos quedaban. Estábamos fusilados.

Al despertar ya con calor, la habitación olía como la jaula de los osos del zoo. Lo primero fue pegarnos una ducha y ponernos presentables ante nuestro anfitrión, quien pidió el día en el trabajo para llevarnos al centro de Ciudad del Este oficiando como “guía de compras”. Un lujo que pocos se pueden dar.

01

El cielo estaba encapotado, prometía continuar con lo que creíamos terminado. Bastante temprano nos fuimos en auto para el centro. Isaac manejaba “como un poseído”, parece que ese es el estilo que se usa acá. Todo es aceleradas, frenadas con lo justo, finos de película, maniobras osadas, etc. Mejor conversar y no mirar hacia afuera o pondremos a prueba nuestra salud cardiaca o mental.

Cuando llego doblo allí, tomo por allá, siguió dos cuadras, volvió a doblar y retomar… y ya me perdió. Ni idea por donde estábamos pero el tráfico y las personas se incrementaban con lo que estime que nos acercábamos a la zona comercial pero desde calles laterales.

Giro bruscamente y de una adentro de un estacionamiento. Isaac no tiene para nada la fisonomía de un paraguayo típico. Tiene rulos, tez clara, etc. Con esas características da turista de cajón, entonces nos contaba que pregunta un precio y le dicen 100, les habla en guaraní y entonces bajan a 50 o 60. Estas cosas lo enojan como a todos los que habitamos una ciudad turística, en San Pedro también pasa pero no tan descarado.

04

Cada vez que se relaciona con alguien lo hace en guaraní. No se entiende un pomo y me suena a árabe. Dejamos el auto y fuimos a la media cuadra a una casa de bolsos. Como sigamos con estos viajes me voy a terminar poniendo un negocio de valijas en casa.

Por una cuestión de días de vacaciones, Valeria siempre se tiene que volverse antes y yo sigo solo. Entonces tenemos que comprar un bolso gigante para poner el equipo de moto, el casco, las botas, la bolsa de dormir, la colchoneta, o sea, todo lo de ella más las compras que haga y los presentes que lleve.

Siempre pagamos sobre precio por excedernos en el peso del equipaje. También compramos un bolso de mano o una mochila. Después llega a casa y ahí queda tirado ¿Para qué queremos un bolso gigante?

Lo tuvimos que hacer en Chile y también en este viaje. Algo vamos a tener que inventar. Ahí fuimos en primera instancia, ya que era lo más necesario. Compramos un bolso gigante y una mochila. Los más baratos que encontramos, solo se van a usar una vez.

08

Aprovechamos lo económico que estaban y compramos un par de cosas más: Vale una cartera hermosa, animal print como es su estilo y me regalo un camelback. Vamos a probarlo a ver qué tal resulta en la moto.

Cuando terminamos con los bolsos, pasamos al siguiente ítem: perfumes, ni de chiste me agarran en esa. Fuimos a un shopping llamado CellShop. Es muy famoso y muy bueno. Es genial porque tiene pisos con distintos departamentos. Yo me quede en electrónica y los otros dos fueron a ver perfumes y cosméticos, nuestro guía tiene una empresa de eso así que conoce del tema.

Vi hermosos chiches electrónicos, que si bien están más baratos que en Argentina, igual salen una pequeña fortuna. Un par de cosas que estaban a muy buen precio y las compre: una cámara de acción como la que tengo, marca SJCam que confío mucho y como no es tecnología de última generación la pague 1.200 pesos argentinos.

11

También compre una cámara digital Nikon de 20 megapixels muy amateur pero muy barata, para tenerla a mano en todo momento y no preocuparme como con las maquinas caras.

Además un trípode “gorilla”, esos que se doblan todos y podes ponerlos en cualquier parte, veremos si le doy buen uso. Por mi parte re contento con lo que compre y no gaste mucho. Mucho más contento entonces.

Di una rápida recorrida a todos los pisos y encontré a mis compañeros, Vale también estaba contenta igual que yo y por los mismos motivos. ¡Cómo me llena el corazón verla así!

Cuando terminamos con eso ya no teníamos más cosas que comprar. Entonces saque el comodín que siempre tengo: ir a mirar cosas de motos. Isaac conocía un par y fuimos a la mejor según él, también los precios eran los mejores… ¡para ellos!

06

Mucho mirar, un poco de tocar pero nada de comprar. Muy lindas cosas, ninguna necesaria. Me dije: “voy a invertir y cambiar los intercomunicadores”, veamos alguno mejor. Me incline por unos marca Senna que solo son para usarlos con el acompañante.

No justifico la escalada de valores por características que uno nunca usa. Soy un lobo solitario y no ando en grupos, por lo tanto no iba a comprar uno de múltiples vías y grandes distancias.

Entre tanto entusiasmo de a poco empezó a llover, seguimos caminando pegados a las paredes y refugiándonos en los toldos. La lluvia no nos detenía, para cuando terminamos era una tormenta fuerte con todas las letras.

03

Dentro del auto pude observar mejor la situación. Resulta que la ciudad no tiene alcantarillas, por lo tanto toda el agua se desplaza por la calle según la pendiente que tenga. Se va juntando y alguna esquina queda abnegada.

El agua arrastra la tierra colorada y parece sangre corriendo. Esto no es una exageración y quien lo haya vivido puede dar fe, se crea una escena dantesca. Otro dato curioso es que el agua no remueve la mugre de los autos, me dicen que la empeora.

05

Estaba mirando los colores de los autos para ver cuál conviene para que no se vea tan sucio, creo que no hay ninguno que sirva. Para colmo la tierra es abrasiva y al mandar el auto al lavadero es peor porque los detergentes que usan son muy fuertes. El famoso dicho de no saber si es peor el remedio o la enfermedad.

En medio de ese temporal volvimos, después nos enteraríamos que cayeron 200mm en un rato. ¡Pavada de tormentas tienen por acá! Llegamos bastante más tarde de lo que planeábamos y rápidamente tuvimos que prepararnos ya que Eduardo nos esperaba en su casa para cenar.

02

Fue una noche muy buena, nos presentó a Mijo, su pareja. Las mujeres hablaron de sus temas y nosotros pudimos hablar de motos tranquilamente. Tiene una V-strom 650 y rutea pero no tanto como le gustaría, las obligaciones laborales lo condicionan mucho. Me parece que pronto pegara una patada al tablero y tendremos otra historia que contar.

Así continuo la noche y termino el día. Hasta mañana.firma

 

 


Kilómetros viajados hoy: 0 km.

Kilómetros viajados totales: 3017 km.

Días viajando: 13 días.

recorrido


Links de las:  Parte 12   |    Parte 14

 

Normativa sobre documentación y obligaciones para circular con moto en argentina

Para conducir una moto en el territorio Argentino hay una serie de obligaciones y requisitos para poder hacerlo correctamente.

A continuación lo que tenes que saber:

¿Qué documentos necesito para conducir una moto?

Para conducir una moto necesitas:

  • DNI
  • Licencia de conducir.
  • Cédula de identificación de la moto.
  • Comprobante de pago de la patente.
  • Comprobante del seguro vigente.
  • Certificado de revisión técnica de la moto (VTV).

Ley 24.449. Ley de Tránsito, Art. 13, 33, 37, 40 y 68.

Decreto 779/95. Decreto reglamentario de la Ley de Tránsito, Anexo I, Art. 34 Punto 9.

Decreto nacional 1232/07 Convenio federal sobre acciones en materia de tránsito y seguridad vial, Capítulo IV, cláusula duodécima.


¿Qué clase de licencia necesito para manejar una moto?

Necesitás una licencia de conducir clase A.
Con esta licencia vas a poder manejar ciclomotores, motocicletas y triciclos motorizados.

Ley 24.449. Ley de Tránsito, Art. 16.


¿A partir de qué edad puedo manejar una moto?

A partir de los 16 años podés manejar ciclomotores en tanto no lleves pasajeros.
Vas a necesitar la autorización de tus padres para sacar la licencia.

Ley 24.449. Ley de Tránsito, Arts. 11, 16 y 17.


¿Qué es un ciclomotor?

Un ciclomotor es una moto que tiene hasta 50 centímetros cúbicos de cilindrada y no puede ir a más de 50 kilómetros por hora.

Ley 24.449. Ley de Tránsito, Art. 5 inciso ll.


Si tengo 16 años ¿necesito autorización de mis padres para manejar un ciclomotor?

Sí. Si tenés 16 años y querés sacar la licencia para manejar ciclomotores, necesitás la autorización de tus padres o de la persona que sea tu representante legal.

Ley 24.449. Ley de Tránsito, Art. 17.


¿Es obligatorio usar casco cuando ando en moto?

Sí, vos y tu acompañante tienen que usar cascos normalizados.
Además, el conductor debe usar anteojos si la moto no tiene parabrisas.

Ley 24.449. Ley de Tránsito, Art. 40, inc. j.


¿Qué es un casco normalizado?

El casco normalizado es un casco especial para andar en moto que tiene alguna de estas características:

  • Exterior duro y liso con marcas retrorreflectivas.
  • Interior con un relleno amortiguador de alta densidad.
  • Acolchado flexible adherido al relleno, que ajusta el casco a la cabeza.
  • Sistema de retención de cintas y hebilla que pasado por debajo del mentón sujeta correctamente el casco a la cabeza.

El casco normalizado garantiza que, en caso de accidentes, tu cabeza esté protegida. Llévalo siempre abrochado. Los cascos industriales no se pueden usar para andar en moto.

Decreto 779/1995 Decreto reglamentario de la Ley de Tránsito, Anexo I, Título V Art. 29 inciso i y Art. 40 inciso j 1.


¿Puedo usar el celular mientras manejo mi moto?

No, no podés usar el celular cuando manejás una moto.

Ley 24.449. Ley de Tránsito, Art. 48 inc. x.


¿Puedo usar auriculares mientras manejo mi moto?

No, no podés usar auriculares cuando manejás una moto.

Ley 24.449. Ley de Tránsito, Art. 48 inc. x.


¿A qué velocidad tengo que manejar mi moto?

Si manejás una moto, respetá siempre las velocidades máximas que son:

  • 40 kilómetros en calles.
  • 60 kilómetros en avenidas.
  • 110 kilómetros en zona rural.
  • 120 kilómetros en semiautopistas.
  • 130 kilómetros en autopistas.
  • En una calle con semáforos coordinados, la velocidad de coordinación de los semáforos.

Ley 24.449. Ley de Tránsito, Art. 51 inc. a, b, c y d.


¿La moto debe tener seguro?

Sí, es obligatorio que la moto tenga seguro que cubra daños a terceros, transportados o no. Podés contratarlo con cualquier empresa autorizada por la Superintendencia de Seguros de la Nación.

Para ver el listado de empresas aseguradoras autorizadas consultá:
http://www2.ssn.gob.ar/index.php/companias-y-productores/companias-aseguradoras

Ley 24.449. Ley de Tránsito, Art. 68.


Cuando voy en moto ¿tengo que llevar el comprobante de seguro de la moto?

Sí. Cuando manejás una moto tenés que llevar siempre el comprobante de seguro vigente con fecha de inicio y fin de la cobertura.
No es necesario que lleves el recibo de pago del seguro de tu moto.

Ley 24.449. Ley de Tránsito, Art. 40, inc. c y 68.

Decreto 437/11. Decreto reglamentario de la Ley Nacional de Tránsito, Art. 3.


Si manejo una moto que no es mía ¿qué documentación tengo que llevar?

Tenés que llevar una autorización que hace el dueño de la moto. Esa autorización tiene tu nombre y se conoce como cedula rosa.

Disposición 79/2006 de los Registros Nacionales de la propiedad del automotor y de créditos prendarios, Anexo, Art. 1.


¿Cómo hago la cédula rosa para autorizar a otro a manejar mi moto?

Tenés que pedir un turno desde la web del Registro Automotor https://www2.jus.gov.ar/dnrpa-site/Tramites/TipoVehiculo

Después, tenés que ir al Registro para hacer el trámite. Para más información consultá: https://www.argentina.gob.ar/tramitar-la-cedula-rosa-para-autorizar-conducir-motos

Averiguá a qué Registro tenés que ir según tu domicilio en: http://www.dnrpa.gov.ar/portal_dnrpa/seccionales.php?domicilio=true#.Ux8W3_l5Oix

Disposición 79/2006 de los Registros Nacionales de la propiedad del automotor y de créditos prendarios, Anexo, Art. 1 y 2.

Disposición 376/2003 de los Registros Nacionales de la propiedad del automotor y de créditos prendarios, Art. 4.


Hice una cédula rosa para que un amigo use mi moto ¿puedo cancelar esa autorización?

Sí. En cualquier momento podés cancelar la autorización que hiciste.

Disposición 79/2006 de los Registros Nacionales de la propiedad del automotor y de créditos prendarios, Anexo, Art. 6.


¿Dónde debo llevar el número de patente de mi moto?

Tenés que llevarlo en la placa de patente de tu moto. También en tu casco, en cada costado, con números y letras reflectantes.

Decreto 779/1995. Decreto reglamentario de la Ley de Tránsito, Anexo I, Art. 40 punto j.1.9.


¿Qué tiene que llevar puesto el acompañante de mi moto?

Tu acompañante debe usar casco y un chaleco reflectante amarillo con el número de patente de la moto tanto en el frente como en el dorso.

Decreto 779/1995. Decreto reglamentario de la Ley de Tránsito, Anexo I, Art. 40 punto j.3.


Fuente: argentina.gov.ar


Acá encontraras las leyes de transito nacionales y provinciales LINK

 


instagram
facebookYoutube


 

UN VIAJE AL INFIERNO – parte 12

Miércoles 17 de Enero de 2018

Laranjeiras do Sul, Brasil – Minga guazú, Paraguay

Teníamos tirada la carpa en una franja de tierra separada por árboles que conseguimos al lado de un hotel, el guardia había dicho “de acá para allá”, bueno, la pusimos ACA. Porque ALLA no se podía tirar por un tema u otro, en uno de los espacios pise popo, no tengo muy en claro si era de perro o de que, prefiero pensar que sí era.

01

Por la noche llovió, vale me despertó anunciándolo y dije “aja”, me di la vuelta y seguí durmiendo. Sé que la carpa aguanta cualquier tormenta, no por ella misma sino por el plástico que pongo entremedio del sobretecho.

Después de merendar en el restaurante del hotel volvimos a la ruta que siguió con sus subidas y bajadas. En un momento las nubes estaban por debajo nuestro, un espectáculo maravilloso, pero cuando las atravesábamos era una niebla muy densa.

En los ascensos a veces se abrían huecos que nos dejaban mirar para abajo y se veían los valles totalmente cultivados, en las cimas todo era muy selvático.

09

Casi sin darnos cuenta llegamos a Cascabel donde paramos a tomar mates, Vale me comenta que en todo Brasil no vimos facturas. Tiene razón, no las hay. Solo galletitas para acompañar el mate, acá lo llaman “shimarao” (o algo parecido). Cuando lo toman lo hacen al estilo uruguayo: amargo y sin acompañarlo con nada.

Conversamos sobre donde sería mejor comprar los presentes para que Vale le lleve a sus afectos, las opciones eran Foz do Iguazú o Ciudad del Este, decidimos que entraríamos en las dos y veríamos.

Los peajes eran más frecuentes, cada 30 km,  y cada vez más caros. El ultimo de 7.10 y hace rato que se acabaron los cafés de cortesía y el WiFi. Menos mal que ya termina.

12

Llegamos a las 16 hs. (ya ni se si de Brasil o de Argentina) con un sol que rajaba la tierra y le preguntaba a Valeria si sería preferible viajar con lluvia o con este sol. Me parece que pronto sabré la respuesta a esa pregunta.

Foz no nos interesó mucho y continuamos hacia Paraguay ya que nos estaba esperando un amigo y su hijo que nos alojaría, no quería hacerlos esperar.

Me había olvidado el infierno que es cruzar “El puente de la amistad” que une los dos países, es mano y contramano, el medio lo usan las motos para ir y venir indistintamente, si necesitan dar paso se meten de una entre los autos. Realmente hay que verlo para entender cómo es que no hay accidentes, más tarde Isaac diría que la maniobra es “profiláctica”.

44

Pensándolo bien, la vez deje la moto en Argentina y fui en colectivo, por eso no tuve en cuenta el lío en el que me metía. Imagínense a Jade totalmente cargada y con lo ancha que es, un auto más pero en formato moto. Ni los unos ni os otros la respetaban.

Al principio del puente, en medio del quilombo, veo un edificio con el cartel de “Migración”. Si seguía llegaba a Paraguay sin haber hecho la salida de Brasil. Busque un lugar donde parar y justo vi un hueco al lado del tránsito.

En cuanto pare se me viene un milico en actitud de “eso no se puede hacer”, le digo que tengo que ir a Migración y donde podía estacionar la moto para hacer el trámite. Me contesta en un portugués cerrado como culo de muñeca, no le entendí un pito, me hacía señas como que tenía que cruzar al otro lado con Jade, es más fácil atravesar el río Tártaro, convencer al barquero que te lleve gratis, visitar el inframundo y volver.

22

Que mala onda el milico, no hay nada que hacer, cuando un milico es de mierda no importa de qué país sea, es de mierda y punto. Este debe hablar el castellano mejor que nosotros, pero cero esfuerzo en hacerse entender con personas que amablemente le pedían instrucciones. Decidí seguir adelante y mañana vería como hacer ese trámite.

En Paraguay no se hace ni entrada ni salida y ni bien pasas el puente estas en pleno centro comercial de Ciudad del Este. El loquero del puente pero mejorado y potenciado. Las motos hacen maniobras imposibles, los autos les pegan finos a todo y hasta parece una danza ensayada.

Después de manejar tantos años en Buenos Aires, en pleno centro, se adquieren ciertas habilidades, entonces resulta relativamente sencillo manejar por allí. Hay que ser osado y decidido, que la moto tenga mucha reacción, tanto para acelerar como para frenar, dos ítems fuertes en la Tekken.

03
Valeria sigue dejando nuestra marca en donde vamos

De a poco salimos del ojo de la tormenta, en una boca calle casi me llevo puesto al miliquito que dirige el tránsito. Mejor sería decir que se para un ratito en medio de la calle pero cada uno hace lo que quiere. Para colmo esta uniformado de camuflado ¡Son geniales para el quilombo estos paraguayos! Ni un semáforo, días después vería uno en una calle sin tránsito.

Hace rato que no les cuento nada de Valeria: estaba viviendo todo como en un zoológico, como mirando la jaula de los leones… ¡pero desde adentro!

Estaba muy asustada porque a cada metro que nos movíamos, siempre a milímetros de chocar, o de que otros choquen o que pisen a alguien. Para sumarle dramatismo decía que todos la miraban con cara de asesinos seriales. Me pedía por favor que saliéramos de ese país.

17

Normalmente ante una palabra mía se calma, así es su confianza en mí. Esta vez no había caso, tuve que seguir adelante rezando para que no tuviera razón.

Continuamos por la ruta internacional y de pronto veo un cartel que anuncia más adelante un peaje y que se paga en efectivo con moneda local, de más está decir que no tenía así que salí de la ruta y fuimos a la primera estación de servicio que vimos. Allí preguntamos la hora y nos dijeron 14:30 hs, sonamos, otro uso horario distinto a los demás. Más tarde averiguaríamos que esto no es cierto, tienen el mismo que la Argentina.

Me acerque al despachante de la estación y se generó el siguiente dialogo:

  • Más adelante hay un peaje, ¿cuánto cobraran para pasar?
  • Unos 20.000 Guaraníes.
  • ¿Dónde puedo cambiar plata?
  • Acá, yo te cambio.
  • ¿Cuantos Guaraníes me das por 100 Pesos Argentinos?
  • Unos 20.000 Guaraníes

Me lo dijo después de hacer varios cálculos mentales mirando para arriba y poniéndose el dedo índice en los labios en actitud muy contable, a lo que le respondí:

  • ¿El peaje cuesta 100 Pesos Argentinos?

Acá si no estás muy despierto te acuestan enseguida, y te violan entre varios. Nos cambiamos de estación de servicio a otra que tuviera Wifi para comunicarnos con nuestro amigo Eduardo y que él nos guiara en los siguientes pasos.

11
¡Como odio ver esos carteles!

A las cuadras había otra y cuando logramos contactarnos nos dijo que siguiéramos tranquilos porque la casa estaba antes del peaje. Programamos el GPS y partimos. Como frecuentemente lo hace nos mandó para cualquier lado pero finalmente llegamos a la casa de Isaac, su hijo. Nos estaba esperando tranquilamente sentado a la sombra de un gran árbol.

Nos dio la bienvenida y después de las presentaciones entramos a Jade y nos relajamos bajo el árbol tomando unos tereres. Después nos mostró nuestra habitación y por la noche nos cocinó unas pizzas riquísimas. Su conversación es genial porque es muy risueño.

Valeria ya había cambiado de opinión sobre los Paraguayos con tanta amabilidad. ¡Qué bueno es conocer gente de corazón tan generoso que se brindan plenamente ante desconocidos! En esto me considero un afortunado.

Mañana te cuento la vida en Ciudad del Este. Nos vemosfirma

 

 


Kilómetros viajados hoy: 320 km.

Kilómetros viajados totales: 3017 km.

Días viajando: 12 días.

recorrido


Links de las:  Parte 11   |    Parte 13

 

UN VIAJE AL INFIERNO – parte 11

Martes 16 de Enero de 2018

Curitiba, Brasil – Laranjeiras do Sul, Brasil

Pernoctar en un telo tiene cierta gracia, es más descontracturado todo. Si paso algo, paso; Sino da lo mismo, los demás se imaginan lo que quieren. Lo mejor de lo mejor es el desayuno en la cama, un llamado y te lo traen, en esto los hoteles normales no lo pueden superar.

Nos quedamos haciendo fiaca hasta el mediodía, descansando un poco del día anterior y de puro aburrido me puse a analizar la construcción  y criticar el entorno: que faltan las luces de colores, también los espejos en el techo, los canales porno, etc. Etc. Evidentemente este alojamiento es muy barato o los cariocas no saben lo que es un verdadero amueblado.

01

Este es uno de los problemas de las parejas establecidas. Sobran oportunidades y ante la novedad nos quedamos observando.

Cuando salimos nos encontramos que el cielo estaba encapotado, ante la duda y por pura rutina nos pusimos los equipos de lluvia (solo la parte de arriba, los pantalones no los usamos nunca, creo que dejare de llevarlos en los próximos viajes).

A las pocas cuadras tuve un problema con el cargador de 12v del GPS, cada tanto me quema el fusible. Evidentemente tengo un corto y no puedo descubrir donde es, tampoco tengo ganas de ponerme a revisar, así que lo único que queda es parar y seguir cambiando fusibles.

02

Lo hice en una estación de servicio y aproveche a repostar nafta y salir completo. Al querer pagar con la tarjeta de débito, tanto la mía como la de Vale, nos daba el mensaje TARJETA INVALIDA. Tuve que pagar con la de crédito que paso sin problemas.

Nos preocupamos un poco e hicimos miles de conjeturas: que porque había cambiado la quincena tendríamos que hacer algún trámite on-line; Que habíamos alcanzado algún cupo máximo; Y vaya a saber cuántas explicaciones más nos dio nuestra imaginación.

Hasta que hicimos lo lógico, nos comunicamos con varias personas en Argentina que tienen conocimientos sobre estos temas, incluido el gerente de una sucursal de mi banco.

La conclusión fue que algunos negocios no tienen habilitado el débito de tarjeta internacional y entonces tira ese mensaje. Algo nuevo aprendido y muy importante a tener en cuenta cuando no vayamos a zonas turísticas.

14

Por fin tomamos la ruta con rumbo oeste, comenzó a chispear y no paro en todo el día. Estaba muy lindo para viajar. La ruta preciosa, recorre lugares muy lindos y pintorescos. Tanta lluvia me había sacado las ganas de parar a sacar fotos.

Los peajes eran cada vez más caros. Comenzamos pagando varios de 1,30 reales antes de Curitiba, después 4,10 y varios de 6,30 reales. Pero las rutas están muy cuidadas y con buenos servicios, en uno paramos a tomar un café gratis y también tenían WiFi.

Costaba mucho hacer 100 km. Por las subidas y bajadas. Por los camiones que atoraban todo y solo podían correrse en algunas subidas que había un tercer carril para que ellos fueran más lentos, eran las oportunidades que esperábamos todos para sobrepasarlos hasta el próximo camión.

11

La ruta une directamente Paraguay con el océano, por lo tanto es muy transitada por camiones súper cargados. Además muy seguido había que perder velocidad por los radares, están por todas partes y muy anunciados.

Cruzamos un puesto que tiene un par de atracciones. Una de ellas es una moto tipo triciclo gigante y la otra es un molino de agua. Paramos y nos sacamos fotos en las dos. Había un muro lleno de stiker de todos los biker que han pasado por ahí. Con vale aportamos la nuestra.

En el piso vi un insecto súper desarrollado y estaba muerto, era tipo cascarudo y medía 3 dedos de los míos. Menos mal que estaba “finito” o todavía estaríamos escuchando lo que opinaba Valeria.

06

Cuando pasamos una parte muy linda de ruta entre cerros se largó un diluvio de aquellos. Caía agua como si fuera la última vez que lo haría. Seguimos hasta Guarapuaba y paramos a merendar en un puesto que el café lo sirvieron en vaso porque ni tazas tienen. Esta vez elegí mal la parada.

Estamos más o menos a mitad de camino de llegar a Foz do Iguazú, veremos donde paramos. Si tiramos la carpa o nos alojamos en alguna posada.

08

Lo destacable para mí fue haber conseguido un mapa carretero de Brasil. Lo que vengo paseando desde hace rato es el diccionario, o aprendí a hablar portugués o me entienden perfectamente. Veremos qué pasa más al norte ya que dicen que el lenguaje es más cerrado e incomprensible.

Hasta mañana.firma

 

 


Kilómetros viajados hoy: 367 km.

Kilómetros viajados totales: 2697 km.

Días viajando: 11 días.

recorrido


Links de las:  Parte 10   |    Parte 12