UN VIAJE AL INFIERNO – parte 6

Jueves 11 de Enero de 2018

Tubarao, Brasil – Florianapolis, Brasil

Dormir en un hotel es genial, más después de andar mojándose en la ruta. Cada vez que paramos en hoteles repetimos la rutina: unos buenos baños (en plural para que sobre por cuando falta), afeitarse, ponerse al día con las redes sociales aprovechando la velocidad de conexión, cargar todas las baterías y celulares, por último y más importante: desayunar como reyes nórdicos. Fue lo que hicimos antes de partir. El día prometía agua pero por unas horas se sostendría.

01

En la ruta estuvimos poco porque estábamos a solo 100 km de Florianapolis, llegamos muy rápido. Ni bien giramos para entrar en la ciudad hay que pasar un puente grande, es ancho y largo, pero nada del otro mundo. Mucho menos para impresionar a alguien, pero fue justamente lo que le paso a Valeria, se asustó bastante, creo que viene con los nervios a flor de piel tanta ruta con lluvia.

Hacía rato que chispeaba, pero cuando entramos a la ciudad se largó parejo, no muy fuerte pero constante y ya no paro en toda la noche.

Difícilmente una ciudad me desoriente, pero Floripa de entrada ya me tenía dando vueltas por cualquier lado. Buscábamos una estación de servicio para tener conexión y poder contactar a un amigo del Facebook que estaba en la ciudad.

02

Cuando encontramos una pude cumplir el primer propósito pero no el segundo, no contestaba los mensajes. Entonces con la aplicación Overlander busque un hostel y muy cerca también había un camping. Sabía de antemano que los lugares estaban difíciles por la cantidad de turistas que hay.

Salimos bajo el agua siguiendo las indicaciones del GPS, en alguna parte del camino nos pasó una moto, toca bocina y saluda. Un poco más adelante para y nos hace seña para que también lo hiciéramos, me imagine que era un amante de las motos que quería preguntar por JADE (mi RVM Tekken 250) ya que acá son desconocidas.

Se presentó como Guillermo y era uno de los compañeros de Juan, el contacto que veníamos a buscar, al mirar bien descubro que manejaba una Rouser que acá también son desconocidas.

04

Nos reconoció porque venía siguiendo nuestro viaje ya que ellos tuvieron un problema: viajaban dos Bajaj Rouser y una RVM Tekken. Aproximadamente 500 km más al norte una de las Bajaj fundió el motor y entonces sucedió lo que nos pasaría a cualquiera de nosotros: se hizo presente la desesperación ya que más allá del problema este se incrementó porque en Brasil no se consiguen los repuestos de esta moto.

Al saber que yo viajaba se comunicaron para ver si existía la posibilidad que les alcanzara los ansiados repuestos. No fue posible ya que estaba muy sobre el viaje, lo que puede hacer es comunicarme con Matías Goycochea que está más al tanto de los viajeros y sus destinos, y él los puso en contacto con Gustavo Saraceni quien finalmente se los trajo y pudieron encaminar la situación. En el día de hoy le llegaron al mecánico, ahora solo están esperando que se haga la reparación y les traigan la moto.

Después de los saludos y presentaciones con Guille, nos invitó a ir al hostel donde estaban parando para charlar más tranquilos. Nos encontramos con Juan y Nacho (el de la Rouser del problema).

03
Juan Pedro Sale Revelli, Guillermo Artal y Nacho Ruiz

El lugar estaba lleno ya que con toda la lluvia ninguno se había movido del lugar y pasaban el tiempo como podían: jugando al pool, a las cartas, charlando, chateando o durmiendo, nosotros comisionamos a que Vale hiciera mates, tal vez fue mucho machismo pero teníamos que hablar mucho de motos.

También se acercó otro residente brasilero que es motero y le llamo mucho la atención Jade, le estuve contando un poco su historia y la de RVM. Siempre les doy como souvenir mi calco, también estoy dejando mi marca en varios lugares por donde pase.

Como se hizo tarde decidimos quedarnos a dormir en el hostel, también se podía cenar en él, muy delicioso y abundante.

Por la noche la mayoría se fue a un boliche en el centro de Florianópolis para divertirse un rato, nosotros estamos viejos y decidimos quedarnos a dormir. Pero primero dimos una vuelta por un pequeño centro que hay a 3 cuadras. Siempre bajo el agua. Después de unos helados exquisitos nos fuimos a dormir pensando en que somos viejos y gordos.

Hasta mañana.firma

 

 


Kilómetros viajados hoy: 138 km.

Kilómetros viajados totales: 1948 km.

Días viajando: 6 días.

recorrido


Links de las:  Parte 5   |    Parte 7

 

2 comentarios en “UN VIAJE AL INFIERNO – parte 6”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s