CAMINO AL PURGATORIO – parte 17

Lunes 22 de Enero de 2018

Rolandia, Brasil – São José do Rio Preto, Brasil

Amaneció nublado y fresquito, muy lindo para rutear. Hay que meterle kilómetros porque es un tiro largo hasta Salvador de Bahía, unos 2.500 km según el GPS.

EL cálculo que realizo para planificar una ruta es con un promedio de 500 km diarios, con esto llegar insumiría 5 días solamente. Pero vengo viendo que distintos factores como principalmente el terreno y los camiones, pero también las tormentas y demás han afectado este número y reducirlo a 300 km máximo por día.

01

Entonces tomaría unos 8 días y medio, 16 para ir y volver al mismo punto. Sin considerar que estoy a casi 2000 km de mí casa. Avanzaremos y veremos como seguimos.

Las rutas secundarias no están en buen estado, se tornan peligrosas porque al ir detrás de un camión este puede largar un pozo de sorpresa. A veces por las curvas o el tráfico no se lo puede adelantar pero tampoco podemos ir muy detrás. En esas situaciones hay que apechugar y estar muy atento a lo que viene.

Llegue a una estación de servicio en Porecatu y había un auto muy lindo, creo que estaba en exposición. Por estos lados no reciben muchas visitas entonces todos querían hablarme y no podía prestarle atención al mapa para definir mejor la ruta.

Viendo eso unos lugareños me enseñaron un camino mejor, lo puse en el GPS. Después de repostar combustible lo seguí para ver donde me llevaba.

Los últimos “posto do gasolina” en donde pare no solo tienen agua helada sino que además podes tomarte café gratis. Estuve pensando que había alguna disposición que lo regía. No creía que fueran tan generosos por acá. Después preguntando me enteré que realmente es por cortesía y todas lo tienen. Se asombraron cuando les dije que no todas, solo por esta zona nomás.

Las estaciones de servicio de Brasil son para sacarse el sombrero. Están super ordenadas, todas tienen una máquina de agua helada y algunas pueden tener otra de agua caliente. Los baños son impecables, con papel higiénico y jabón para las manos con alguna forma de secado.

La gran mayoría tienen duchas de agua caliente (tienen un calefón eléctrico en la roseta que es una maravilla). En una me encontré hasta con un dispensador de hilo dental. (Ahora que miro bien la foto creo que también tiene un liquido anticéptico, ¡se pasan!)

20

Solo si son de muy baja categoría puede que no tengan estos servicios. Para la elección de la última donde voy a parar me guio por los camiones estacionados. La cantidad determina la calidad de los servicios que brindan, sumado a esto es zona segura donde acampar.

A partir de aquí el camino se tornó bastante solitario a no ser por algunos camiones viejos. A los lados se sucedían los campos de caña de azúcar. En algún momento pare a hacer algunas fotos con ellos, la tierra ya se pasa de roja y es de un bordo muy oscuro.

Este tramo pareciera que era el de las sorpresas. De pronto pase al lado de una hidroeléctrica con todas sus vertederos abiertos, primera sorpresa. No sabía que había una por acá y me desvié del camino para ver si podía entrar a conocerla. No pude, había que pedir autorización previa vía web y por lo que aprecie no estaba preparada para el turismo.

07

Como bien me dijeron por esta ruta evite el peaje por pocos kilómetros. Pero a partir de ese punto los radares no son informados anticipadamente, te aparecen de pronto, segunda sorpresa.

El cielo se despejo totalmente y hacía un calor que rajaba la tierra. Menos mal que tengo este traje que mientras andas ventila todo, aunque el aire era caliente. Y no se me ocurra parar porque ahí si me incendio todo, es increíble lo caliente que está el casco cuando paro.

Andar por estos lugares vestido negro no es de las mejores ideas que uno pueda tener, pero tampoco vi nunca un traje con protecciones blanco, el que lo usara parecería un fantasma motorizado.

25

El sol era tan fuerte que cualquier sombra te invitaba a parar. Hay que estar muy decidido para seguir adelante y no hacerlo. Los campos son inmensos y no hay alambrados que dividan. A veces subís una colina y desde allí el paisaje se brinda para lo que tus ojos puedan mirar.

Por el camino veo un auto al borde de la ruta. Era una chica que estaba renegando con una rueda en llanta. Nadie paraba entonces retorne y le pregunte si necesitaba ayuda. La pobre estaba desesperada y no era para menos, la cubierta estaba destrozada y los tornillos agarrados como mugre de talón.

10

Solo no iba a poder aflojarlos, le pedí que mientras sostenía la llave ella se parara en el extremo de la palanca. Costo bastante convencerla que era lo mejor. Lo hizo a regañadientes hasta que sintió que la tuerca aflojaba, entonces a las siguientes le puso más ganas.

09

Todo fue muy rápido considerando la situación y las herramientas que tenía. Pudo seguir viaje y yo contento de haber ayudado. Creo además que eleve al menos en ella el concepto sobre los Argentinos.

08

Todavía no tengo muy en claro que sentimiento es más fuerte. Si el del que ayuda o del que la recibe. Pero sé que los dos se llevan una buena parte. Es por eso que intento hacerlo cada vez que puedo.

Llegue a Sao Jose do Rio Preto y pare en una estación de servicio muy buena. Tenían un autoservicio súper completo y muy grande. Me serví jugo natural de dos tipos, no me pregunten de que fruta porque no lo se pero estaba buenísimo.

Mientras descansaba y contestaba el Facebook varias personas saludaron, JADE estaba muy expuesta y llamaba mucho la atención. Cuando saque el mapa de Brasil para elegir destinos se acercó una persona y comenzamos a hablar. Al rato llamó a su mujer para que se sume.

Tanto hablar y explicarle que andaba haciendo por ahí me invito a que pasara la noche en su casa. Le pedí permiso a la señora y acepte. Evidentemente es la retribución de mi buena acción anterior. ¡Todo lo que das vuelve!

Me guió hasta su casa. Se llama Joao y Claudia su mujer, que preparo una cena espectacular que incluía feijoada, un plato típico de estos lares que se hace con porotos negros… agarrate.

Me bañe y me fui a dormir en una cama. ¿Qué más necesito? Hasta mañana.

firma


Kilómetros viajados hoy: 415 km.

Kilómetros viajados totales: 4261 km.

Días viajando: 17 días.

recorrido


Links de las: Parte 16 | Parte 18

2 comentarios en “CAMINO AL PURGATORIO – parte 17”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s