CAMINO AL PURGATORIO – parte 22

Sábado 27 de Enero de 2018

Conceição do Castelo, Brasil – Guarapari, Brasil

Anoche realmente estaba cansado, los días de viaje continuo empiezan a pasar factura. No tenía ganas de armar la carpa y pensaba hacer “vivac” (dormir a la intemperie), pero el piso estaba muy feo.

Además el entrono no me daba seguridad, tanto por los bichos como por las posibles personas que hubiera en el entorno. Eso me dio la energía que necesitaba para finalmente armarla.

01

Lo hice “así nomás”, no puse ninguna estaca y el ábside colgaba flácido por la falta de los tensores que le dan estructura. Básicamente arme el habitáculo interior y arriba le puse el sobretecho, nada más.

Finalmente fue una buena decisión ya que a la noche cayo roció, y fue bastante por lo mojada que estaba la moto. Creo que en esto también influyen los días de viaje: apoyo la cabeza y me desmayo literalmente.

Me despierto excesivamente temprano, las 6 de la mañana según nuestro horario. En mi vida cotidiana no hay forma que me despierte a esta hora.

JADE llego a los 36.500 km y le toca el service. Cambio de aceite y limpieza de filtro, reemplazar el de aire y también el de nafta. Vi que las mangueras estaban duras y me harían renegar así que lo pospuse para otro momento en que tenga más paciencia y este en algún taller o algo así por si se rompe algo.

02

Siempre el filtro de aceite se me cae dentro del recipiente donde junto el viejo, después tengo que andar pescándolo. Además, para trabajar en una situación tan precaria hay que asegurarse que ninguno de los elementos caigan a tierra porque de lo contrario se llenarían de arena y sería muy difícil limpiarlos, lo peor que puede pasar.

En estos casos uso alguna bolsa que pongo en el piso y extremo las precauciones en los movimientos para que nada suceda. Todo muy metódico y prolijo para no perder herramientas o piezas.

05

El filtro de aire tiene un truco para sacarlo, me costó una ida a la fábrica que me explicaran la forma de hacerlo correctamente. Para sacar un tornillo que esta ubicado debajo de un caño del cuadro de la moto, previamente hay que sacar otro del guardabarros que nada tiene que ver pero permite mover la caja de aire lo suficiente para quitarlo. Conozco más de una persona que aprendió chino solo para putear al que invento este sistema.

La batería la mire pero no pude determinar el nivel de líquido correctamente ya que la moto estaba inclinada porque estaba con la muleta lateral.

11

Ahora mientras transcribo estas líneas y han pasado algunos días conozco el costo que tuve pagar por esta flojera mía, todo tiene consecuencias y hay que asumirlas.

Terminado todo junte las cosas y me puse en camino, estaba en la ruta BR 262 y los carteles dicen a cada tramo ROTA IMPERIAL. Averiguando el porqué de esta denominación descubro que se debe a que era un viejo sendero en la época del imperio portugués que usaban los “señores del café” para trasladarse, es historia del Brasil colonial.

10

Qué lindo juego de imaginación poder visualizar esta ruta como un sendero apenas ganado a la vegetación, donde muy de vez en cuando transitan algunas carrozas o caravanas de esclavos con destino a las plantaciones del norte.

Desde ayer hacia la tarde venía viendo que esta ruta era la más linda que he viajado en Brasil hasta el momento. Desbanco a la ruta BR 277 que une Curitiba con Foz de Iguazú, también es linda pero no como esta que transita entre morros.

03

Son como cerros a los que se olvidaron de sacarle punta. Parecieran que son una roca gigantesca de paredes muy lisas contrariamente a los cerros nuestros que son una pila de ellas.

Todos están llenos de vegetación en su base y algunos en la cima, pinos o eucaliptus gigantes con las enredaderas florecidas que los trepan. ¡Maravilloso! Curvas y contracurvas por cañones de piedras. Las cascadas dibujan en la piedra un surco oscuro que se destaca contra el marrón de base. Es muy recomendable este camino para conocerlo.

12

Casi no hay camiones. Pero los pocos que circulan atoran todo ya que por lo sinuoso del camino no se los puede adelantar. Además está lleno de radares muy tapados por las plantas. Si vas a más de 60  km/h te comes alguno seguro, sumado a esto cuando cruzas un pueblo hay que ir a 40 km/h si o si porque no solo hay radares sino también lomas de burro.

En una curva veo unos conos grandes y me imagine uno de esos controles policiales que hay por acá, los ponen para hacer un sig-sag pero nunca hay nadie controlando, solo es para que bajen la velocidad los autos. Bueno, este no era el caso.

07

Al terminar de doblar veo un gacebo y debajo dos operarios con un radar, pase mirándolos y fue reciproco, no pude interpretar esas miradas. Tampoco fijarme bien a qué velocidad lo pase, creo que un par de kilómetros sobre el límite. Será una incertidumbre para cuando quiera salir de Brasil me enterare si tengo una multa o no.

Llegue a Victoria al medio día con muchas ganas de irme al mar, pare en una estación de servicio donde me encontré con dos personas que rápidamente y motivados por la pinta de JADE me asesoraron sobre puntos turísticos y posibles rutas. Tome nota de todo y me dispuse a hacerles caso.

08

El primer destino fue cruzar el tercer puente más alto de Brasil como me dijeron Robert y Nilson, mis guías turísticos espontáneos. Realmente es alto el puente y en todo el trayecto recordaba a mi mujer porque le dan cierta cosa cruzarlos, recordaran la situación en el puente de Florianópolis, que no es nada comparado con este, muy digno de verlo.

09

El segundo punto de interés marcado era el Convento da Penha, situado en un promontorio casi en la base del puente. Se lo veía muy lindo. Hacia allí me dirigí pero cuando vi la cola de vehículos que había para acceder y para agravarlo tenía que caminar mucho y subir unas escaleras interminables, rebaje el cambio y me fui a la mierda.

Seguí una ruta costera. Todo era playa pero no veía ningún lugar conveniente para poder tirar la carpa. De a ratos aparecía un lugar donde no había nadie, pero no había forma de pasar la moto. Si era lo contrario había gente.

Las estaciones de servicio re chiquitas y ni pensar que haya camiones por acá. Así que la posibilidad de pasar la noche en carpa estaba descartada.

Llegue a una ciudad hermosa y con una playa preciosa. El camping estaba en una punta, pero tuve que irme ya que no aceptaban tarjetas de débito. El efectivo lo tengo solo para peajes.

Continúe hacia el siguiente punto que tenía identificado, 10 km más adelante. Costo un poco encontrarlo ya que las coordenadas estaban mal.

Es realmente hermoso. Las carpas se ponen en los escalones que tiene la pendiente, igual a las terrazas Incas. Debajo hay un lago. Las instalaciones son muy brasileñas, llenas de colores, flores y plantas, hamacas paraguayas y todo lo demás.

La gente súper amable, lo primero que hicieron fue preguntarme el nombre y así empezaron a llamarme. De una forma muy personal.

Bueno. A hacer lo diario. Nos vemos mañana.firma

 

 


Kilómetros viajados hoy: 182 km.

Kilómetros viajados totales: 5233 km.

Días viajando: 22 días.

recorrido - copia


Links de las:  Parte 21   |    Parte 23

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s