RUMBO AL CIELO – parte 25

Martes 30 de Enero de 2018

Buzios, Brasil

A veces tengo la sensación que hay días que merecen no ser vividos, son un impasse de tiempo en la existencia donde todo se detiene y nada pasa. Otras veces pienso todo lo contrario, que por contraste nos marcan la existencia de otros mejores, le da cadencia al devenir del tiempo.

Como verán esta clase de días en que el cuerpo se detiene pero la cabeza no o a veces si hacen que ni siquiera tengamos una idea clara sobre ellos, nos confunden y los vivimos como podemos.

02

Llovió en todo momento, el agua caía mansa pero persistentemente. Lo hacía sin ruido haciéndolo más aburrido, todo era gris y monótono. Estuve encerrado en el hostel con todos los pasajeros y el ritmo se volvió lento y cada uno pasaba el tiempo como podía.

Algunos leían, otros dormían o charlaban. Como siempre que encuentro un parate y sobre todo en tan buen lugar: bien protegido con electricidad y Wifi, aproveche la tranquilidad para adelantar escritos y ordenar las fotos y los videos.

01

Converse mucho con mi mujer aprovechando la buena conexión de internet, nos pusimos al día y por un momento la distancia no se hizo tan enorme.

Dormí una pequeña siesta. Después con un cordobés y un vecino de Ramallo tomamos mates protegidos del agua en el alero del jardín.

09

Los dos italianos y otro más salieron a pasear en un momento en que la lluvia pareció que iba a detenerse. Pero solo fue un caza-bobos, duro muy poco y después reanudo con más intensidad y ya no paro por el resto del día.

Al rato volvieron todos mojados y era muy divertido escuchar a los tanos putear, tienen el idioma diseñado para ese menester. Los agarro en la calle y se fueron refugiando en distintos lugares hasta que al final se metieron en un bar y ahí estuvieron hasta que se aburrieron o se convencieron que no tenían oportunidad y su destino era mojarse completamente.

Por lejos eso fue lo más divertido y anecdótico del día, así de aburridos estábamos. Cuando fuimos varios alrededor de la mesa y sin saber muy bien que hacer es que surgió la idea de jugar a las cartas.

Mucho no me entusiasman pero había que meterle onda porque el día realmente dejaba los ánimos complicados. Estuvimos jugando hasta que se hizo de noche. Todos estábamos casi sin comer, solo con el desayuno adentro y unas galletitas que contribuí para el mate.

10

Caía una llovizna y decidimos que compraríamos unas pizzas y las haríamos ahí. Armamos dos grupos. Los tanos y el cordobés eran los encargados de hacer las compras en el súper y cocinar.

Mientras con el ramallense iríamos al centro, más que nada para conocerlo ya que hacía un día que estaba en Buzios y no había visto nada. Es bastante lindo, tienen una peatonal chiquita y muchos lugares para comer.

08

También tienen muchos locales que venden recuerdos, todo muy preparado para el turismo. Recorrí el centro de ida y de vuelta, luego retornamos al hostel porque seguramente las pizzas ya estarían listas.

Lamentablemente fue solo una ilusión que los tanos amasaran la típica pizza italiana, eran de las  congeladas y lo único que hicieron fue ponerlas en el horno. Las variedades eran medias “complicadas”, había de pollo y vaya a saber que más.

03

Mientras comíamos estuvimos bromeándolos con las pizzas de ananá que ellos consideran una aberración de la naturaleza. ¡Nunca tienen punto medio estos tanos!

En la sobremesa estuvimos pidiéndoles que nos enseñen puteadas en italiano y la forma de usarlas correctamente. ¡Que se cuiden los camioneros que tengo armas nuevas!

05

Como se extendía yo aproveche para irme al patio a hablar nuevamente con Valeria.

Así transcurrió un día sin muchas aventuras. Mañana será otra oportunidad de vivirlas

Nos vemos.firma

 

 


Kilómetros viajados hoy: 0 km.

Kilómetros viajados totales: 5587  km.

Días viajando: 25 días.

recorrido


Links de las:  Parte 24   |    Parte 26

4 comentarios en “RUMBO AL CIELO – parte 25”

  1. Hola Fernando. Antes que nada espero que estes recuperandote de la pierna, una macana lo que te pasó.
    Estaría bueno que si podes nos cuentes tu experiencia a partir de la caída de la moto. Posiblemente para vos no sea algo agradable, pero nos sería de mucha utilidad, que a partir de tu mala experiencia, podamos vivenciar y tal vez estar preparados para ese tipo de contingencias y todo lo que sobreviene al día siguiente. Ánimo.
    Abrazo grande.
    Juanjo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s