Sonia y Fernando, mamá y papá en moto

Cuando se surca por las rutas del país nos encontramos con cantidad de motoviajeros, gente que va y que viene, gente con historias increíbles, con promesas y desafíos.

Y con gente tan amable como la pareja que hoy entrevistamos, gente como nosotros que han hecho de la moto un integrante más de su familia, a tal punto de ser nombradas cada una de las que los ha acompañado a lo largo de los años.

Con nosotros Sonia y Fernando de Lobería contándonos de sus viajes

MG Cómo, cuándo y dónde nace esta pareja viajera?

Fernando La pareja nace viajera desde que nos conocimos, cuando nos conocimos yo ya andaba en moto, la mudanza de Sonia la hicimos en Tita, nuestra Jawa Ruta 40, desde ese día todos los viajes y a donde vamos es en moto, la moto es nuestro único vehículo.

IMG-20180228-WA0080

MG ¿Recuerdan los primeros viajes?

Fernando Los primeros viajes fueron de La Plata a Lobería o Mar del Plata, donde tenemos nuestras familias, un día con un amigo (Juan Benzo) salimos para ir a tomar mate a Lujan, en el camino nos invitan a un asado en Campana, de ahí terminamos en Gualeguaychú, fue una salida inesperada de 22 horas.

Después vino el viaje a Córdoba, hasta ahí todos en Tita, la Ruta 40. Cuando compramos la Jawa RVM600 (Amelia) en 15 días le hicimos los dos primeros service y nos fuimos con Juan (Benzo) a Chile, con la idea de llegar al Pacifico, que lo llamamos Amelia de costa a costa, porque dimos el inicio en Mar del Plata y vimos el Pacifico en Valparaíso

Seguimos recorriendo ciudades cercanas, conociendo pueblos, todo eso durante los domingos, día que aprovechamos para seguir haciendo lo que nos gusta que es rodar en moto

El año pasado hicimos lo que seria hasta el momento “EL” viaje, Lobería – Ushuaia – Lobería, 8352 km en 24 días.

 

 

MG ¿Cómo arman los viajes? ¿Participan los dos? ¿Uno busca el lugar y el otro traza recorrido?

Fernando Los viajes comienzan cuando alguno de los dos imagina visitar un lugar, ponemos fecha y tratamos de tener toda la moto lista para esa fecha, cuando llega el día salimos, porque el plan, es que no hay plan, no reservamos hospedaje en ningún lado, vamos viendo que sucede día a día, porque si reservas en un lugar y al otro día en otro y te gusto el primero y te querés quedar, ya estas limitado por la reserva del otro día, así nos quedamos y nos vamos de los lugares según nos sintamos, si son lugares muy concurridos donde llegamos, podemos correr el riesgo de no conseguir, pero al final siempre algo aparece.

 

 

MG ¿Sin dudas el que más le ha gustado o me equivoco?

Fernando No sé si es el viaje que mas nos gustó, bah creo que si, pero también por ahora es el mas importante por los desafíos a lo cual nos enfrentamos en el mismo, si bien el viaje de Lobería a Ushuaia ida y vuelta fueron 24 días, en total estuvimos un mes fuera de casa. Hicimos la ruta 3 hasta el final en Bahía Lapataia, cruzamos de Rio Gallegos hasta el Calafate por la ruta 5, donde realmente el viento nos pego duro, muy duro, tal es así que parar en la banquina no era una opción, si parábamos el viento nos tiraba, en un momento me llegue a preguntar, “quien me había mandado a meterme en este lio” semejante viento te hace cuestionar mucho ciertas decisiones, por suerte cuando llegas a destino, miras para atrás, ves la cara de felicidad de tu compañera, te das cuenta que valió la pena salir a domar el viento. Volvimos por la mítica 40, pasando por “los 73 malditos” camino de ripio entre Gob. Gregores y Tres Lagos, y sin caernos, varias veces estuvimos casi por caernos, pero por suerte solo fue casi. Teníamos 4 metas para este viaje, cruzar en la balsa a la isla grande de Tierra del Fuego, la foto en el cartel de Bahía Lapataia, ir al glaciar Perito Moreno y hacer el camino de los 7 lagos, todo lo demás venia de arriba.

IMG-20180228-WA0066

Uno de los momentos mas hermosos del viaje fue la partida de Puerto Madryn, el 31 de diciembre del 2016, a eso de las 23 hs, ya no dábamos mas de sueño, y no tenia sentido quedarnos despierto solo para decir feliz año, así que nos dimos un beso y nos despedimos hasta el año siguiente, a las 4 de la mañana estábamos levantado, nos deseamos lo mejor para el año que comenzaba y salimos a la ruta, ahí vimos el primer amanecer del 2017, a nuestra izquierda Febo que iba asomando, fue un momento mágico, rodando y el sol de un nuevo año que nos saludaba, mas no se podía pedir.

IMG-20180228-WA0060

MG Recuerdo haber visto la foto del total de los kilómetros recorridos en ese viaje, y pensaba en todo eso que nos ocurre a cada momento de un viaje.

Fernando Según el GPS totalizamos 8355.2 Km, según el odómetro de la moto 8382.22. cortamos la cadena en la ruta 3, se nos perdió la palanca de cambios 22 km después de salir de Tres Cerros, Sonia camino unos 3 km y la encontró en el medio de la ruta, este viaje también nos sirvió para afianzarnos como pareja, para descubrirnos, conocernos y darnos cuenta de lo mucho que nos amamos, que también amamos viajar y mas aun viajar en moto, que esperamos el fin de semana para salir a donde sea, pero que nos lleve a donde nos gusta, a la ruta, que ahorramos para una vez en el año darnos el gusto de un gran viaje, aprendimos que la ruta tarde o temprano provee y como dice nuestro calco “el destino es el camino”

IMG-20180228-WA0093

MG ¿Qué impresión les dejó a cada uno en su rol?

Fernando Para mi compartir todas estas experiencia con Sonia es lo mejor de todo, si bien viaje solo, recién con ella comencé hacer los viajes que siempre me había imaginado, nos complementamos muy bien, ya que ella va muy atenta mirando y avisándome de algo que se me pueda escapar, hoy no concibo un viaje sin ella.

Sonia como en la canción de Pappo con Fer vamos juntos y a la par, creo que cuando arrancamos ya estamos conectados con el corazón y desconectamos nuestra cabeza y ahí vamos con nuestras almas a vivir y disfrutar, siempre decimos que lo único que nos llevamos es lo que vivimos y así salimos a vivir lo que nos queremos llevar, y es lo que mas nos gusta hacer rodar por miles de kilómetros y juntos a la par.

 

 

MG Cada moto de ustedes ha tenido un nombre, debe tener un porque.

Fernando La primer moto que le puse nombre fue a una Gilera SMX que compre en el 2012, la llame Frida, porque en ese momento era misterio, belleza, aventura, era volver a las motos después de muchos años, vino la Jawa Ruta 40, que se llamo Tita, por La Merello, era morocha y quería que viva por muchos años, cuando llego la RVM600 Sonia la bautizó Amelia, por Amelia Bence, la forma de sus faros nos hacia acordar a los ojos de La Bence, lamentablemente Amelia nos fue robada a punta de pistola, uno de los peores momento que hemos vivido juntos, por suerte nunca saque una moto sin seguro contra todo, así que ni bien nos pagaron la moto, compramos otra igual, esta se llama Margarita, por el amor de Sonia a esas flores y una amiga en común.

 

 

MG ¿Qué viaje les gustaría realizar?

Fernando El mejor viaje es el próximo, porque es el que mantiene las ilusiones intactas, ahora pretendemos terminar de recorrer toda la Argentina, en breve salimos para hacer el norte, una ilusión seria poder recorrer la costa de España en moto. Seguimos a varios viajeros, así que cada cosa que vemos la queremos hacer, pero siempre con los pies en la tierra.

IMG-20180228-WA0059

MG Al ser dos los ocupantes, se debe resignar espacio al equipaje, ¿Qué viaja y que se queda en casa?

Fernando Cuando viajamos tratamos de llevar lo indispensable, en los baúles laterales llevamos la ropa, uno es de Sonia, el otro es mío, y ahí se termina el tema, un jean, un par de remeras tres mudas de ropa interior, un abrigo y con eso nos arreglamos, lo que se ensucia, se lava en el camino, en el top case va todo lo que tiene que ver con la moto, herramientas, cámaras de repuesto, compresor, aceite, grasa para la cadena, cable de embrague y acelerador, una lona para descansar, o trabajar en la moto y nada mas, sobre el top case un bolso estanco con los equipos de lluvias y un par de zapatillas para cada uno, también llevamos un bolso de sobre deposito, donde llevamos mapas, calcos que vamos dejando en el camino, cargadores de celulares comunes y portátil, documentos, etc. Y ahí se termina el equipaje, cabe aclarar que no llevamos equipo de camping ya que paramos en hospedajes 3B (buenos, bonitos y baratos), como no planificamos nada, parte del encanto es llegar a cada lugar y recorrer buscando donde alojarnos, a veces preguntamos por el face si algún local puede recomendar algo, nos ahorramos la búsqueda Al final el viaje se mide mas en amistades cosechadas y recuerdos, que en kilómetros recorridos.

IMG-20180228-WA0099

MG Es la primer nota a una pareja de moto viajeros, por lo tanto los invito a animar a otras parejas que están con la duda de viajar en moto.

Fernando Simplemente, que se animen, que viajen en pareja, es lo mas lindo, así sean 20 o 20.000 km, no importa, lo importante es compartir, que no tengan miedo, tarde o temprano la ruta provee, hay mas la gente buena que la mala, solo que la mala tiene mejor prensa, abrazos y buenas rutas.

Un comentario en “Sonia y Fernando, mamá y papá en moto”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s