Un paseo por Catamarca – parte 4

Rio Ceballos (Córdoba) – San Martín (Catamarca)
Amanecio que no es poco, pero lo que la ventana mostraba no alentaban a dejar la cama.
Un día frío y con mucha niebla. Juan pensaba acompañarme unos kilometros para compartir un poco de ruta. Ante tal panorama elegimos tomarnos todo con calma. Un buen desayuno con mermeladas caseras fue ajusticiado debidamente.

Él aprovecho para adelantar trabajo desde la casa y yo arme todo preparandome para la lluvia, había muchas posibilidades que la encontrara en el camino.
Bastante cerca del medio día y después de despedirme seguí la trayectoria que el GPS me marcaba.
Un camino muy lindo, sierras a ambos lados y las casas allí enclavadas. Muchas con sus chimeneas aún humeando.

Fui pasando por pueblitos y luego de varios kilómetros llegué a Jesus María. Desde este punto tenía que enfilar hacia el Norte y después hacia el Noroeste con destino a San Fernando del Valle de Catamarca.
La ruta la conocía hasta pasando Dean Funes que es donde se divide, tuve que agarrar hacia la izquierda previa consulta al mapa.
Hasta ese punto llovía un poco y hacía frío. Se me complico porque la bota no aguanto y comenzo a filtrar agua. Si hay algo que bien se sabe es que el frío no se puede aguantar con los pies mojados.

Entonces pare en una estación de servicio y me puse las medias de neopren. Aproveche y también me puse unos guantes primera piel abajo de los de cuero.
¡Santo remedio! No tenía más frío y hasta podría asegurar que iba calentito.
En el salar que cruza la ruta 60 pare a sacar algunas fotos. Cada vez que estuve en él hacía unos fríos anecdóticos.

Como conte más arriba en un cruce de rutas tuve una confusión. El GPS lo tenía configurado para la ciudad de Recreo que distaba 50 km, pensaba parar a pasar la noche.

Lo que no tuve en cuenta es que la bifurcación estaba antes. Me sorprendio el cartel que señalaba que Catamarca era por el otro camino.
Efectivamente, reconfigure el GPS pero la próxima ciudad que estába a 110 km. Por primera vez en todos mis viajes tuve que hacer uso del bidón de nafta que siempre llevo. Aproveche la ocasión para testear cuantos kilómetros da Jade toda cargada. No deje que se apague pero facilmente llego a las 310 km.

Comenzo a soplar viento y con él empezo a abrir el cielo hacia el Oeste. Tenía una moneda con las dos caras, una buena y la otra mala. La mala es que tenía viento en contra. La buena es que estaba limpiando hacia donde me dirigía.
Llegue de noche a el pueblito de San Martín. En la estacion de servicio pregunte donde podía cenar y me indicaron dos lugares. Elegí el que tenía más camiones estacionados enfrente.

Un bolichito con apenas 4 mesas. Donde lo más costoso es el televisor led de 50″. En el piso esta tristemente abandonado el viejo de tubo. No lo van a tirar porque en su momento costo mucha plata, pero tampoco lo volverán a encender porque quedo obsoleto. Quedará allí hasta que ya no de pena tirarlo.
En unos momentos más tendré que ir a buscar un lugar donde poner la carpa.
Hasta la próxima.

 

Parte 3   |   Parte 5


PD: recuerda suscribirte con el botón que está en el menú de la izquierda para recibir las próximas entregas.


instagramfacebookYoutube


Secciones destacadas:

Blog G
Anecdotas G
Galeria de fotos G
Viajeros G


 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s