Archivo de la categoría: blog

Hasta pronto Pepe (Mujica) – Parte 6

Como siempre que duermo en carpa me despierto temprano, por costumbre me obligo a dormir un rato más hasta que el calor se vuelve insoportable y hay que salir corriendo de ella.

El “alto rancho” me sale cada vez mejor, estoy aprendiendo a colocar y armarlo mejor, el resultado es muy positivo. La colocación de la lona que cubre todo cada vez me gusta más. Solo falta probarla con lluvia a ver si funciona realmente como lo imagino.

vlcsnap-2018-11-28-11h32m24s819

En la estación de gas no tenían para desayunar, así que tuve que ir al parador que estaba al lado. Automáticamente el celular se conectó a la red de WI-Fi, eso quiere decir que ya había estado anteriormente.

Desayune tranquilamente por que tenía un trecho relativamente corto hasta mi casa. Me impacientaba por publicar las fotos con Pepe, resistí la tentación y en cambio me puse a trabajar con ellas.

vlcsnap-2018-11-28-11h41m34s883

Pasada media mañana comencé a desarmar y ordenar todo, para sorpresa de varios que veían que bajo la “carpa” había una moto bastante llamativa. Tampoco entendían mucho porque repetía acciones: algo que ponía sobre la moto después lo bajaba al mismo lugar nuevamente. Estaba filmando escenas para ver la posibilidad de hacer un video del viaje.

La noche anterior había llenado el tanque de Jade por lo que al arrancar temé ruta directamente. Hacía mucho más calor que el día anterior y estaba muy cerca el mediodía. Tuve que parar en la siguiente estación de servicio a tomar agua, me deshidrataba rápidamente.

Esa fue mi última parada hasta San Pedro, más precisamente al ACA que está en Río Tala donde siempre lleno el tanque. Hay una explicación muy sencilla para este proceder: todo el mundo sabe que en estas estaciones de servicio nos hacen trampa con la nafta, lo que no pueden responder es COMO lo hacen.

vlcsnap-2018-11-28-11h37m40s896

De tanto parar en estaciones de servicio he llegado a conocer y hablar con playeros y dueños de las mismas. Pude conocer de primera mano el proceso de descarga de los camiones cisternas, sus procedimientos y controles.

También he tenido experiencias con respecto al agua que ponen con la nafta. Muchas cosas de estas existen, algunas pasan verdaderamente pero no de forma intencional y otras más son puro mito.

Con respecto al ACA puedo decir que ellos tienen una red, donde el surtidor marca una venta y esa venta se registra en la casa central, entonces saben que la estación vendió 5.000 litros de nafta súper y envían la misma cantidad de reposición.

Por lo tanto es imposible que con este sistema puedan vender o adulterar el volumen. El engaño más común hoy es mesclar la nafta súper con la premiun y venderla como tal. La gente no puede distinguir la diferencia.

vlcsnap-2018-11-28-11h33m05s295

El tema del agua se da mayormente cuando ha llovido o cuando el camión está descargando, genera una agitación del líquido en el tanque enterrado. Son las dos situaciones donde se recomienda no cargar nafta.

Habiendo llegado a primeras horas de la tarde me dio margen para descargar la moto, tomar la campera y el casco de mi mujer e ir a buscarla a su trabajo en Baradero. En menos de una hora nuevamente estaba en la ruta.

vlcsnap-2018-11-28-11h34m28s879

Durante el regreso paramos en uno de los establecimientos que hay al costado de la ruta para merendar y pude contarle todo. Tenía todos los recuerdos a flor de piel y necesitaba compartirlos con ella. Nos quedamos hasta bien entrada la tarde.

De esta manera terminó otro viaje. No puedo decir si el mejor o el peor, pero si puedo afirmar que fue único por su contexto.

Hasta la próxima Pepe, gracias por tu tiempo y tus palabras.

firma

 

 

 

Parte 5


PD: recuerda suscribirte con el botón que está en el menú de la izquierda para recibir las próximas entregas.


Grupo de Facebook banner chico

instagramfacebookYoutube


Secciones destacadas:

Blog G
Anecdotas G
Galeria de fotos G
Viajeros G


Conociendo a Pepe (Mujica) – parte 5

Dormí en la moto-posada que tiene la agrupación L.A.M.A. (Latin American Motorcycle Association), cada lugar donde tienen una sede la denominan “Capítulo”. Esta era el Capítulo Las Piedras, un lugar muy acondicionado para alojar motoviajeros.

Lo lleva adelante Mario Quijano en conjunto con su hijo Sony Quijano, su mujer Gabriela Rodríguez y varias personas más que tuve el gusto de conocer en las pocas horas que me quede con ellos. Me contaron el funcionamiento de la misma.

Brindan su espacio a cualquier viajero que necesite un lugar donde parar, no importa el tiempo que precise. Con espíritu de hermandad lo hacen generosamente a cualquiera sin distinción de parche o agrupación.

20181119_142647

Les encanta recibir visitas y con ellas sus historias. Como buenos uruguayos el mate se hace presente rápido y no afloja durante toda la charla. Me contaron de los viajes que han realizado a distintos países de Latinoamérica y hasta el realizado a Miami donde tienen un Capítulo.

Mario y su esposa tienen el sueño de un día agarrar la moto y salir sin rumbo pero con destino de conocer el mundo. Para ello proyectan alquilar unas propiedades y ayudarse con sus hijos para tener las cosas organizadas.

Su moto esta toda desarmada ya que tuvo un problema con el pistón y al parecer allá no se consigue el repuesto. Con voluntad e ingenio podrán sobreponerse al inconveniente y volver a las rutas. Cuando cuenta sus viajes o escucha los míos la cara se le ilumina.

Al medio día me invitaron a almorzar con la familia, tratándome como uno más de ellos. En la mesa me van contando que ese espacio antes era la sede, que allá ponían camas, por el otro lado tiraban colchones, y así van describiendo el crecimiento de la agrupación que a fuerza de voluntad hoy tiene su espacio propio.

20181119_143102

No me di cuenta si ellos comían rápido, o yo muy lento… tal vez fue porque hable mucho. El caso es que fui el último en terminar de almorzar. Espero que no haya sido por comer demasiado, entonces se justificaría el crecimiento constante de mi panza.

Mientras conversábamos sobre ciudades y lugares próximos para visitar iba armando un plan de ruta. Estaba muy cerca de Punta del Este, podría pasar a conocer Piriápolis que queda unos kilómetros antes.

Otra alternativa era ir para Colonia y ver la posibilidad de tomarme el ferry para volver, en el caso de no hacerlo podría recorrer la costa del Río Uruguay con sus balnearios hasta Fray Bentos.

De tanto proyectar y discutir posibilidades, la hora pasaba y ya entraba la tarde. Estaba tan a gusto con ellos que costaba separarse. En un momento arme la moto y me despedí de todos.

20181119_142632

En ruta varias veces reconfigure el GPS con distintos destinos, no terminaba de decidirme cual sería mi rumbo. Era muy tentador ir a conocer y pasear estando tan cerca de todo.

En algún momento sentí que el viaje había terminado, que lo que fui a buscar lo había conseguido y no quedaba más que volver a casa. En ese instante se apodero de mí la necesidad de volver con los míos y contarles lo que había vivido.

Conocían desde el principio mi proyecto de viajar a conocer a Pepe Mujica, estaban al igual que yo súper contentos y estarían ansiosos por conocer los detalles.

Ya tenía un objetivo: volver a casa. El GPS tiene un botón que dice “CASA” y al tocarlo automáticamente programa el trayecto hacia ese punto. Mi corazón comenzó a llenarse de impaciencia y me fui hacia el Oeste.

vlcsnap-2018-11-27-19h47m08s494

El camino fue el mismo que realice dos días antes, pero el clima era completamente distinto. Había un sol radiante y hacía un poco de calor. Pude apreciar el cambio de mi percepción sobre el mismo paisaje.

El sábado había sufrido cada kilómetro por estar mojado y temblando del frío, el entorno era gris y para nada alentador. La ruta se hizo interminable y en algunos puntos peligrosos como cuando se convirtió en ripio mojado con charcos que no sabía su profundidad.

Ahora todo había mejorado. El paisaje era radiante y llenaba el alma verlo, trigales amarillos como el sol. Árboles en pleno crecimiento y ríos caudalosos. Hasta transitar el camino de ripio fue divertido, acelerar a Jade, sentir como saltaba y la amortiguación trabajaba al máximo.

A medida que me acercaba a la frontera el tránsito se incrementaba, me imaginaba que habría una gran concentración en la aduana. Afortunadamente no fue como lo pensé, la hora influenció en que no hubiera tanta gente ya que estaba anocheciendo.

Llegué a Gualeguaychú ya de noche y lo primero que hice fue buscar donde cenar, encontré una parrilla y por primera vez comí bien en esa ciudad. Luego di una vuelta por la costanera, todas las motos se habían ido.

vlcsnap-2018-11-27-19h45m19s285

Traté de encontrar algún lugar donde pasar la noche, en el hostel nadie atendía. Fui al Parque Unzué buscando donde tirar la carpa. Incluso fui hasta Pueblo Belgrano al camping de la agrupación de motos donde había parado el viernes, estaba cerrado.

Era media noche y no estaba con ganas de seguir dando vueltas, así que me dirigí a la ruta con la intención de parar en la primera estación de servicio que encontrara. Fue una de expendio de gas.

Cuando tuve el campamento armado recordé porque no paraba en ellas: el compresor de estas estaciones es todo un  tema. Renegué dos veces y a la tercera me dormí por el cansancio que traía.

Mañana sería otro día.

Hasta entonces.firma

 

 

Parte 4   |   Parte 6


PD: recuerda suscribirte con el botón que está en el menú de la izquierda para recibir las próximas entregas.


Grupo de Facebook banner chico

instagramfacebookYoutube


Secciones destacadas:

Blog G
Anecdotas G
Galeria de fotos G
Viajeros G


Conociendo a Pepe (Mujica) – parte 4

[Continuación del relato Buscando a Pepe (Mujica) – parte 3]

Cuando el guardia se acerco me preparé anímicamente para recibir cualquier respuesta, haber llegado hasta allí ya era un logro, la culminación de tiempos de investigación y planeación del viaje que finalmente se había realizado.

Acompañándose con un gesto me dice que “dejara la moto ahí”, señalando hacia un costado. Por dentro me lamente ya que no podría tener una foto de Pepe con la moto, Jade se ha convertido en el objeto de mis tomas. No pensaba discutir ya que al parecer iba a lograr lo que me había propuesto.

vlcsnap-2018-11-22-20h20m41s74

Cuando termine de quitarme el casco, los guantes y todo lo que llevaba encima me volvió a hacer señas para que lo acompañara. Puso rumbo hacia la oficina-conteiner.

Adelantándome a los hechos imagine que allí tendría lugar algún tipo de registro, presentación de documentos y tal vez hasta un cacheo buscando posibles armas. Todo muy lógico considerando que iba a estar frente a un ex presidente.

En la puerta se detuvo y con otro gesto de la mano me invito a pasar. El lugar era como lo esperaba, reducido y un poco alargado, con un par de escritorios llenos de carpetas y papeles. En la pared del fondo un gran televisor proyectaba un partido.

Nunca me entere de quienes jugaban ya que al girar la cabeza lo veo a Mujica sentado en un rincón. Estaba en un banquito y alzo la mirada para verme ya que en mi sorpresa no me salían las palabras. Nunca imagine encontrármelo ahí, eso me descoloco por un momento.

vlcsnap-2018-11-22-20h18m42s168

La primera impresión es fuerte porque su imagen no condice con la dimensión humana que encierra ese cuerpo. Estaba despeinado, llevaba una camisa azul manchada con grasa y había perdido el botón de la panza, esta asomaba con todo su esplendor. El pantalón color crema.

Era la humildad personificada, me extendió la mano y entonces pude saludarlo. Pude decirle el motivo de mi viaje y allí comenzó una conversación que duró una hora y media. A medida que hablaba y profundizaba su mensaje la apariencia fue dejando lugar al hombre que encierra.

Uno deja de ver los dientes o los dedos manchados de tanto cigarrillo y se concentra en la claridad de su mirada. Sus gestos se vuelven importantes a la hora de escucharlo. Lía un cigarrillo y lo fuma tranquilamente cuando toca temas que rozan lo filosófico.

20181118_190607-01 - copia

Otras veces se queda callado como ordenando tanto pensamiento producido. Vuelve a empezar y va apasionándose con lo que dice. Golpea con el dedo el banquito puntualizando cada palabra. Y uno lo escucha, debe hacerlo.

Su mensaje es tan simple que se vuelve complejo y difícil de entender, solo la claridad de los años vividos da razón a sus palabras.

El sol iba cayendo y era hora de retirarse, nos despedimos en un abrazo pero antes fue a ver mi moto. Me contó que también había viajado en una motoneta hasta Río de Janeiro, no preciso cuando pero asumo que en su juventud.

Lucía, su esposa, vino a buscarlo y termino llevándoselo cariñosamente para la casa. Resultó ser la que estaba en frente de la garita, no era la que había al final del camino como creí en un primer momento.

vlcsnap-2018-11-22-20h17m14s49

Así termino el encuentro con Pepe, el físico, porque sus palabras siguen resonando en mi cabeza.

Tarde algunos momentos en retirarme, me resistía a sentir que ya todo había pasado. Me fui poniendo todas las protecciones y configure el GPS para mi nuevo destino, la ciudad de Las Piedras que distaba unos 25 km desde allí.

El sol se estaba poniendo y las sombras se estiraban sobre los campos, mire por última vez el entorno cotidiano del pepe, el camino que ha de recorrer todos los días si quiere hacer alguna compra o visitar algún amigo.

Rápidamente me subí a la calle de cemento y desde ahí a la autopista con rumbo Norte. Lo siguiente era encontrarme con una agrupación que me daría alojo por esa noche.

vlcsnap-2018-11-22-20h19m21s51

Llegué cuando había ya oscurecido, el GPS tiene mal su plano y termina llevándote a la calle buscada pero diez cuadras más arriba de su numeración, cuando Mario Quijano me vio pasar de largo salió a buscarme para guiarme al destino correcto.

Luego me contaría que este error es muy común cunado los viajeros utilizan el sistema. Me recibieron de una forma espectacular y la conversación se extendió bastante. A la ansiedad de contarnos, preguntar y presentarnos se sumaban todas las experiencias que había vivido esa tarde.

Después de la cena me dejaron acomodarme y descansar, mañana sería otro día para conocerlos mejor.

Hasta entonces.

firma

 

 

 

Parte 3   |   Parte 5


PD: recuerda suscribirte con el botón que está en el menú de la izquierda para recibir las próximas entregas.


Grupo de Facebook banner chico

instagramfacebookYoutube


Secciones destacadas:

Blog G
Anecdotas G
Galeria de fotos G
Viajeros G


Buscando a Pepe (Mujica) – parte 3

Este es el día de ver como esta mi suerte. Me desperté temprano y muy aliviado ya que no tenía rastros de la tos de anoche, me había acostado preocupado al punto de tocar mi frente para cerciorarme si tenía fiebre.

Había muchas cosas que preparar antes de partir, no pude cargar el celular ni algunas baterías de las cámaras que serían fundamentales para la entrevista con Pepe. Esto me tenía ansioso ya que era la primera vez que un proyecto no dependía netamente de mí.

¿Lo encontraría?, ¿Me recibiría?, ¿Sería un saludo y nada más o tendríamos una charla? Tantos interrogantes que hacían trabajar mi cabeza a mil. El mejor remedio que conozco para este estado es ponerme a hacer cosas.

20181118_131130

Enseguida desayune y comencé a escribir mientras me prestaron un cargador y esperaba que todo estuviera listo. Utilice internet para ver a través del Google Heart el entorno donde está emplazada la casa, como tantas veces había hecho antes.

Escribí en mi libreta puntos de referencia por si perdía señal de GPS o vaya a saber otra desconexión posible ocurriera. Hable con mi mujer y llegamos a la conclusión que lo mejor sería que fuera cerca de las 5 de la tarde por si dormía siesta.

Todos los hostels están muy llenos de gente, particularmente jóvenes. Me preguntaba si Montevideo era taaaan turístico, hasta que vi el cartel de “mariguana legal”. Ahí me cayeron todas las fichas.

20181118_131224

Acá el único desubicado soy yo. Hace rato que vengo lamentándome los años acumulados, fue mejor ir hacía partes más tranquilas. Ya marcando estilo la salida fue con mucha vuelta, que las baterías, que el celular, el GPS y muchas cosas más.

Pasado el mediodía finalmente busque la moto y salí a pasear y conocer un poco de Montevideo. La ciudad es la capital del país pero no se parecía a lo que esperaba como tal. Poca gente, poco movimiento de autos.

20181118_160759_Richtone(HDR)

La costanera es una de las mejores atracciones que tiene. En las cercanías del puerto me llamo la atención la cantidad de barcos encallados que hay, algunos solo conservaban su esqueleto. La parte Este es la más pintoresca, hacia el Oeste se transforma en la zona portuaria con toda su impronta.

Por allí se encuentra el casco histórico con su Plaza de la Independencia. Alrededor de ella está el Palacio de Justicia y la Casa de Gobierno, más parecida a un banco que al edificio gubernamental.

Mientras sacaba fotos y nos llamábamos la atención mutuamente con los turistas pensaba en cuantas veces Pepe habría estado en ella. Más tarde me contarían la anécdota que el guardia de seguridad del estacionamiento no lo dejo entrar ya que afirmaba que él no trabajaba allí, afirmación basada en la motoneta con la que llegó.

vlcsnap-2018-11-22-20h15m13s128

Seguí paseando y conociendo. Al girar por una calle de pronto me sorprende un teatro hermoso, el Teatro Solís. Asumí que es como nuestro Teatro Colón, sin pensarlo mucho subí la moto a la vereda y comencé a tomar unas fotos.

Serían como las tres de la tarde pero al parecer había función de gala, o tal vez la gente solo necesitaba una excusa para ponerse y lucir trajes que encandilaban con tanto brillo, todo muy paquete, como la gente como uno, ¡viste!

Mientras trataba de sacarme la papa de la boca pare en una estación de servicio, aproveche para llenar el tanque de nafta rezando para que fuera el único que cargara en aquellas tierras tan caras para nosotros. Casi sin darme cuenta se hizo la hora de ir hacia mi destino.

20181118_131258

Configure el GPS con los datos y me deje guiar, llegar a la casa es muy fácil y se encuentra relativamente cerca de la ciudad, a tan solo 10 km. La ciudad enseguida se convierte en zona de quintas y las casas comienzan a espaciarse.

También es llamativo el deterioro de la calle, va perdiendo su cemento hasta convertirse en un callejón sin salida de tierra. Al final está la casa de Pepe, pero antes hay una valla con el cartel de PARE.

20181118_171224

Esto es una de las cosas que me sorprendió sobremanera. Cualquier “intendentucho” de cualquier municipio nuestro lo primero que hace al asumir es asfaltar “su barrio”, principalmente su calle. Pepe siendo presidente del país no había mejorado la suya, lindas situaciones se les habrán presentado a los de su seguridad para sacarlo en días de lluvia.

Sobre la izquierda está el puesto de seguridad construido con un conteiner y del cual salió un guardia con la mano en alto, un gesto innecesario ya que estaba deteniéndome acatando la orden. Se acercó y pude comentarle el motivo de mi presencia en ese lugar, ver la posibilidad de conocer al señor Mujica.

– ¡Imposible! – dijo – No recibe a nadie sin cita previa. Fue muy categórico al decirlo.

El alma se me vino al piso pero no pensaba rendirme sin pelearla un poco. ¡Negociemos Pereyra!, hubiera dicho Mendieta, el perro de don Inodoro. No quería volver tras mis pasos después de tantos kilómetros recorridos.

vlcsnap-2018-11-22-20h20m41s74

Le puse la mejor cara del Gato con Botas pidiendo favores y le conté que venía de Argentina; Que el día anterior la había pasado mal; Que el propósito del viaje era exclusivamente conocer a don Pepe y que sería una lástima para mí no poder realizar el cometido.

Tal vez él tuviera una forma de comunicarse y ver la posibilidad de que se hiciera una excepción. El NO ya lo tenía así que no me jugaba nada. Se fue hacia la oficina mientras aproveche para sacar algunas fotos con tal de calmar los nervios.

Tardo unos minutos en salir y se acercó despacio, en su rostro no podía leerse la respuesta.

El día fue muy largo, en este punto corto el relato para no abrumarlos, mañana lo continuaré.

Hasta entonces.firma

 

 

Parte 2  |   Continuación


PD: recuerda suscribirte con el botón que está en el menú de la izquierda para recibir las próximas entregas.


Grupo de Facebook banner chico

instagramfacebookYoutube


Secciones destacadas:

Blog G
Anecdotas G
Galeria de fotos G
Viajeros G


Buscando a Pepe (Mujica) – parte 2

Me desperté a las 6 de la mañana, no por gusto sino porque el cuerpo tiene urgencias que uno de 20 no tiene. Luego me obligue a dormir una hora más. Ya a las 7 me levante dispuesto a empezar el día desde temprano.

El campamento estaba en silencio y pude apreciar la belleza del lugar, un camping que dirige una asociación motera local y está en medio del campo. Todo rodeado por naturaleza.

La mañana estaba radiante y el cielo totalmente azul. De a poco fueron apareciendo los demás y ser armaron los mates y las charlas se retomaron donde habían quedado a la noche.

vlcsnap-2018-11-22-14h19m12s11

Varios eran futuros viajeros internacionales y muchos más tenían su canal de Youtube, andaban con sus cámaras registrando todo y entrevistándose mutuamente. Parece que ser motoviajero está cambiando su forma y ahora tener un canal de Youtube es requerimiento necesario.

Después de los saludos y fotos correspondientes arme a JADE y puse rumbo a la ciudad, quería ir a Uruguay con el tanque y bidón lleno ya que allá el litro de nafta súper esta unos 70 pesos al cambio.

Cuando estaba acercándome cayeron 10 gotas y 3 me dieron a mí, pero fueron solo esas. Después paro y el cielo comenzó a nublarse, nada preocupante. Luego del paso por el ACA me dirigí hacia el puente internacional que nos une con Fray Bentos, ya todo se había encapotado de nubes.

Pasé el peaje que cobran $60 y es el único lugar donde la relación es de $ 1,10. Hay que calcular que si sale 30 pesos uruguayos, al cambio te sale unos 40 o 50 mangos.

20181117_124839

Cuando estaba por hacer aduana me detuve a tomar unas fotos. Se largó un chaparrón que no termino hasta muy entrada la tarde, de a ratos aflojaba un poco pero después retomaba con intensidad.

Andaba medio desorientado y no podía discernir para donde iba la tormenta, llevaba una dirección sureste. Miraba la dirección del viento. Miraba las nubes, pero no terminaba de pasarla.

Cuando finalmente pude conectarme a una red wifi abrí una app que se llama “alarma de tormenta”, te muestra las últimas 3 imágenes de radar de las tormentas en un lapso de 30 minutos. Allí se puede determinar la magnitud de la misma, la intensidad ya que los colores la marcan y una animación te muestra la dirección de avance.

Pude ver que el frente era bastante pequeño, pero iba en sentido noreste. Lo estuve recorriendo longitudinalmente y por eso no aflojaba.

20181117_155804

Antes de salir había chequeado el pronóstico del tiempo para Montevideo, daba soleado para el sábado y domingo y con temperaturas en ascenso. Fue por eso elegí traer el traje de verano y ningún abrigo, mucho menos el equipo de lluvia.

Se imaginarán la alegría que me dio que el pronóstico se equivocara, no solamente me moje hasta los huesos sino que además la ruta se complicó mucho. Había un viento cruzado que la hacía muy peligrosa sobre todo en el adelantamiento de camiones.

Sólo había 350 km hasta mi destino, termine llegando a las 19 hs ya que lleve un ritmo bajo de velocidad. Además pare mucho en estaciones de servicio a ver si la tormenta aflojaba un poco y a que mi cuerpo tomara un poco de temperatura ya que estaba congelado.

El arranque era lo peor ya que el viento hacía que me volviera a enfriar y la diferencia era mucha hasta que me aclimataba. En una de las estaciones seleccione a través de internet un posible alojamiento y hacia allá me dirigí. Me urgía un baño bien caliente.

Entrar en la ciudad es muy fácil, rápidamente estuve en el casco histórico, más precisamente en la plaza de la independencia donde supuestamente estaba el hostel. Dije “supuestamente” porque no estaba, se había mudado y nunca actualizaron la dirección en la web.

Así que salí a buscar algún lugar, tenía muchas direcciones pero en todas figuraban que no tenían estacionamiento. El que no arriesga no gana ¿No?

vlcsnap-2018-11-22-14h15m14s168

Efectivamente no sólo no tenían lugar para dejar la moto sino que las calles son todas arboladas, muy pintorescas pero muy oscuras. Estuve buen rato recorriendo y buscando la combinación donde el hostel tuviera una cama libre y además hubiera un estacionamiento cerca.

Pedir que fuera barato es algo que solo queda en el mundo de los unicornios, uno me cobraba 50 pesos uruguayos por hora, SOLO POR HORA, o sea que si la dejaba 10 hs tendría que pagar unos $700 argentinos.

¡Creo que ni con un arma me sacan esa plata!

Finalmente encontré uno que me cobro unos 700 pesos argentinos y en el estacionamiento negocie por otros 200, unos 900 la jodita de tomar un baño caliente que no fue tal. Evidentemente tienen termotanques para calentar agua y no daban abasto para todos los pasajeros.

vlcsnap-2018-11-22-14h17m13s99

Se estaban preparando para la salida del sábado a la noche, todos jóvenes muy entusiasmados y ruidosos. Después de cenar me fui a la cama alrededor de las 23 hs, el cuarto con 10 personas invitándose mutuamente a distintos lugares. Con el cansancio que traía me dormí de todos modos, como cambia la vida con los años.

Lo hice bastante preocupado ya que comencé a toser, primero suavemente y después con más ímpetu. Evidentemente la enfriada de la tarde se cobraría su precio.

Espero que no me impida realizar la visita de mañana.

Pero será otro día.

Hasta entonces.firma

 

 

Parte 1   |   Parte 3


PD: recuerda suscribirte con el botón que está en el menú de la izquierda para recibir las próximas entregas.


Grupo de Facebook banner chico

instagramfacebookYoutube


Secciones destacadas:

Blog G
Anecdotas G
Galeria de fotos G
Viajeros G


Buscando a Pepe (Mujica) – parte 1

Esta aventura empezó como todas, no cumpliéndose nada de lo que planee. Comenzando porque al medio día me puse a armar la moto en vez de salir bien temprano.

Ni bien arranque me agarro el sol bien fuerte por lo que decidí cambiar el equipo y ponerme el de verano. Fue el primer error y quedó demostrado a los primeros kilómetros. Empecé a tener frío.

vlcsnap-2018-11-21-15h33m59s88

Como buen motero y bien machote me la aguante hasta llegar a Zárate donde hice la primera parada para encontrarme con unos amigos. Ahí aproveche y me puse una campera de softshell debajo de la de moto, santo remedio.

Nuevamente la desorganización se hizo presente: mensaje de mi amigo que me esperaba pasando el puente, en la estación de servicio que estaba “ahí nomás”. Resulto ser la Axion que está a 30 km del destino.

vlcsnap-2018-11-21-15h27m29s30

Finalmente pude encontrarme con mi amigo Ricky y me presento 3 moteros más. Ni bien llegué admire sus máquinas, principalmente el KLR que está muy preparado para ruta. Luego me comentarían que en un mes salen de viaje y su destino será el mundo entero.

Ya sumado a la caravana de 3 motos tomamos ruta nuevamente con destino al camping de una agrupación. Pero antes de llegar varias cosas pasaron.

vlcsnap-2018-11-21-15h29m12s19

Durante el viaje vi varias veces una moto Triumph roja, una clásica. No sé en qué momento me pasaba pero siempre la encontraba parada al costado del camino. La última vez que la vi estaba tirada en medio de una calle de Gualeguaychú.

Al parecer el piloto piso una grieta que le mordió la rueda delantera haciéndolo caer. Con mis compañeros cortamos el tránsito, lo ayudamos a correr la moto y pedí una escoba para barrer los pedazos de vidrio que estaban sobre la calzada.

vlcsnap-2018-11-21-15h28m54s113

El que menos idea tenía de nuestro destino era yo así que iba al fondo del pelotón, me dejaba llevar tranquilamente. Pasamos por la costanera y luego por el puente poniendo rumbo hacia el camping Ñandubaysal, ya estaba anocheciendo bastante.

En una parte del camino hicimos el famoso PPS (Paro-Pregunto-Sigo) y parece que andábamos bastante errados. Solo teníamos “una foto” de pantalla del Google Maps marcando el destino, o sea que de mucho no servía.

vlcsnap-2018-11-21-15h30m18s181

Utilice la vieja técnica de poner el GPS en el modo mapa y buscar la zona a ojo hasta encontrar un punto y decirle “quiero ir ahí”. De esa manera nos orientamos y encaramos.

Ya era de noche y bastante oscura. Calles de tierra, tenía miedo por una moto tipo pista que venía en el grupo pero finalmente llegamos y pudimos armar carpas. Ya había otras montadas pero sus ocupantes no estaban.

vlcsnap-2018-11-21-15h32m59s244

Cuando el campamento estuvo armado cenamos lo que cada uno había llevado. Algunos decidieron ir a la ciudad a ver qué onda. Ricky se quedó conmigo hablando de todo un poco, arreglamos el mundo en un par de horas, particularmente el de los motociclistas.

Pienso que uno sale a la ruta buscando estas conversaciones, sentado bajo las estrellas y hablando tranquilamente con un amigo, escuchando y compartiendo. Son momentos que quedan grabados.

vlcsnap-2018-11-21-15h32m26s175

Cerca de la media noche volvieron todos, incluidos los de las carpas vecinas. Presentación va, presentación viene, de pronto empiezo a reconocer caras o motos. Algunos los seguía por Facebook pero no los conocía personalmente.

Incluso había gente de ciudades vecinas a la mía. Nueva ronda de charla y por último cada uno a su espacio a dormir. El viento soplo toda la noche y arrullaba el sueño.

Mañana será otro día.

Hasta entonces.firma

 

 

 


PD: recuerda suscribirte con el botón que está en el menú de la izquierda para recibir las próximas entregas.


Grupo de Facebook banner chico

instagramfacebookYoutube


Secciones destacadas:

Blog G
Anecdotas G
Galeria de fotos G
Viajeros G


5 formas de ayudar económicamente a un motoviajero

Cuando nos interesan las motos y los viajes normalmente seguimos a uno o más viajeros que andan por el mundo. Sus aventuras nos emocionan y hasta tenemos una pequeña envidia por su vida.

Algunos de ellos son profesionales y trabajan “de motoviajeros” como es el caso de Miquel Silvestre, Charly Sinewan y tantos otros. Particularmente son de países con economías muy fuertes y por lo tanto tienen un patrocinio que les permite vivir y viajar, con presupuestos realmente holgados.

Contrariamente a esto, los viajeros latinoamericanos hacen todo a puro pulmón y voluntad. Sus viajes, la producción, la compra y mantenimiento de sus motos, etc. dependen netamente de sus recursos y se hace fundamental la búsqueda de ingresos por distintos medios, alguno de ellos tienen formas muy creativas.

Con el avance de las redes sociales los motoviajeros han comenzado a publicar sus viajes en distintos formatos. Esto no es algo nuevo, ya Emilio Scotto (el argentino que ostenta el record Guinness del viaje en moto más largo del mundo) realizándolo en la década del 80 y la forma que tenía de amortizarlo era publicando en revistas especializadas.

De tanto vivencias sus experiencias, algunas veces surge en nosotros la necesidad de ayudar de alguna manera a estos viajeros que tanto nos conmueven, es por eso que presento aquí…

Las 5 formas que tenemos de ayudar económicamente a un motoviajero:

 

  1. Hacer una transferencia bancaria.

Algunos de ellos y mayormente ante alguna situación extrema (un accidente, un secuestro del vehículo, un gasto inesperado, etc.) publican sus cuentas bancarias y se organizan campañas para recaudar fondos a través de transferencias, es una forma muy rápida de hacerlo y poder paliar la situación. Normalmente los montos a depositar no son fijos y quedan a nuestra voluntad, por pequeño que sea el aporte ayuda muchísimo.

  1. Comprar sus productos.

Muchos motoviajeros se sostienen a través de la venta de sus libros, accesorios que revenden o las artesanías que realizan. Cada uno de ellos tiene organizado un sistema de venta, algunos lo hacen en los lugares donde paran, o realizan juntadas con ese propósito.

Otros tienen venta a través de internet, promocionan y realizan la venta a través de correo. Con esto consiguen llegar a más personas.

  1. Ver las publicidades de sus videos.

Este punto es uno de los más importantes y que más futuro tiene. Los viajeros aprovechan mucho el sistema de pago por publicidad como los que tiene la empresa Google (aunque hay otras aunque no tan fuertes), particularmente en la página youtube.com

Allí todos los videos comienzan con una publicidad que dura un promedio de 30 segundos. Ver completamente esta publicidad hasta que termina ayuda realmente al dueño del canal ya que es la que realmente paga y sólo lo hacen si el corto fue visto totalmente.

Muchos creen que la suscripción al canal o el like dado al video es lo que le da plata al autor, pero no es tan así. Las empresas pagan por la cantidad de publicidades que el usuario ve a través de un canal, este es el negocio y por donde el dinero fluye, a más cantidad de gente suscripta al canal, más gente viendo y más posibilidades que la publicidad se vea completamente.

También es importante aclarar que Google no comienza a monetizar un canal (pagar) hasta que el mismo no tiene una cantidad mínima de visualizaciones.

Por lo tanto en la primera etapa del canal lo más importantes es la suscripción y compartir el enlace para que llegue a más personas y rápidamente llegue al mínimo para que el viajero comience a recibir una pequeña ganancia.

  1. Suscribirte y compartir su blog.

Algunos utilizan otros medios de comunicación: la fotografía o los textos. Para ello realizan publicaciones en sus blogs personales.

Si este es el caso seguramente tienen montado algún sistema por el cual obtienen una ganancia, ya sea por cantidad de visitas o tal vez por clicks en las publicidades.

La forma de tener monetizado el sitio puede ser a través de Google que inserta publicidades en las páginas o tener un sistema propio de ventas de espacio. Cualquiera sea el caso la ganancia radica en conseguir tráfico de visitas para que las publicidades se vean y puedan impactar en las estadísticas del sitio.

A mayor tráfico, mayor es la importancia del medio y por lo tanto se incrementa la retribución por publicitar en él.

Suscribirse al sitio, compartirlo o compartir los artículos ayudan realmente al crecimiento del mismo y por ende al viajero.

  1. Mencionarlos al contactar a los patrocinadores.

Muchos han logrado algún tipo de patrocinio para su viaje, estos pueden estar dados en forma de accesorios o económicos para ayudarlos en la travesía.

A cambio de esto los anunciantes esperan que sus productos o servicios incrementen sus ventas. Los patrocinadores han hecho una apuesta donde esperan el viajero pueda ayudar a llegar a sus objetivos.

Puede darse el caso que la marca no sepa exactamente desde donde está viniendo el incremento, entonces ayuda muchísimo que cada vez que compres o contrates algo por inducción del viajero lo comentes exactamente con la empresa o negocio.

Esto hará que el motoviajero vaya tomando prestigio y la empresa ver que es una relación que realmente funciona, se incrementa la confianza y hasta pueden aumentar la cuota.

Recordemos que ayudar a algún viajero en particular es ayudar a todos, ya que los mercados se van abriendo y las empresas comienzan a ver un nuevo canal de publicidad real, esto ayuda a que nuevos motoviajeros encuentren más fácilmente sus propios sponsors y puedan realizar sus viajes.

Como cierre los invito a que cuando vean algún motoviajero internacional, que son fácilmente reconocibles, les regalen “una tanqueada”, algo muy común en otros países. Esto es pagarles el llenado del tanque.

Pueden invitarlos a comer o cualquier otra cosa que los ayuden a seguir un kilómetro más.

firma

 

 

 


PD: recuerda suscribirte con el botón que está en el menú de la izquierda para recibir las próximas entregas.


Grupo de Facebook banner chico

instagramfacebookYoutube


Secciones destacadas:

Blog G
Anecdotas G
Galeria de fotos G
Viajeros G


Córdoba – parte 5

Villa María (Córdoba) – San Pedro (Buenos Aires)

Dormimos espléndidamente y la habitación por lo chica que era fue muy fácil de calefaccionar. Por eso andábamos en remera dentro de ella pero cuando salimos la cosa cambio bastante.

Cuando salí para ir a desayunar tuve que volverme rapidito a buscar abrigo del frío que hacía. Ni quería imaginarme el que haría en la calle.

3

Al dejar el hotel hacía un día precioso, muy soleado pero fresco, demasiado. La sensación térmica producto del viento generado por el andar de la moto era muy cortante.

Salimos a la ruta con equipo completo para ese clima, lo que fue un acierto ya que estaba bravo realmente. Un viento cruzado y el frío hacían que el retorno se viviera de una forma muy particular.

Mi mujer acaba de decirme: “vos tenés problemas con los finales”. Creo que tiene toda la razón, cada vez que tengo que escribir el epílogo de un viaje me sucede lo mismo: no sé sobre qué escribir ya que en la ruta raramente sucede algo.

2

Los paisajes son totalmente cotidianos y todo pasa por nuestra cabeza. El viaje se torna muy reflexivo al recordar donde estuvimos pero más que nada pensar en nuestro hogar, en las cosas cotidianas que dejamos y extrañamos. La necesidad de volver.

El retorno siempre es muy silencioso. Raramente hablamos por los intercomunicadores, tal vez por la nostalgia, tal vez cansancio, o un poco de todo eso hace que estemos ensimismados.

A medida que pasaban las horas y el día avanzaba, la ruta se cargaba cada vez de más de autos. Comenzaba el retorno de los que salieron por el fin de semana largo y normalmente lo hacen a gran velocidad.

5

Siempre te encontrás con algún hijo de puta que hace maniobras arriesgadas y ponen en peligro a todo el mundo. Por eso hay que volver muy atento a los espejos retrovisores.

Haber adelantado hasta Villa María nos dejó por delante 400 km hasta San Pedro, podíamos hacer tiros de 200 km o mejor aún, dos de 150 y uno final de 100.

Extrañamente a lo que me imagine me cruce con pocas motos en la ruta, y de las pocas que vi ninguna de ellas eran de las que fueron a Tucumán a participar del rally de motos clásicas.

4

Llegamos a destino cerca de las 18 hs. La moto nuevamente se comportó de forma espectacular llevándonos y trayéndonos sin ningún tipo de problema, demostrando que la confianza depositada en ella tiene sus fundamentos.

Otro viaje para recordar, principalmente porque Valeria lo disfruto mucho y volvió feliz. Paseo y descanso como quería, tal vez le faltó un poco de aventura por el medio de las sierras. Pero ya vendrán otros para hacer eso.

Hasta ese momento.firma

 

 

Parte 4


PD: recuerda suscribirte con el botón que está en el menú de la izquierda para recibir las próximas entregas.


Grupo de Facebook banner chico

instagramfacebookYoutube


Secciones destacadas:

Blog G
Anecdotas G
Galeria de fotos G
Viajeros G


 

Córdoba – parte 4

La Serranita (Córdoba) – Villa María (Córdoba)

Ya se hizo rutina esto de despertarnos a las 9 de la mañana, ni da luchar contra molinos de viento. Me levante con la intriga de cómo sería el paisaje del lugar.

En el hogar de la Posada estaba encendido un fuego gigante. Empezamos muy bien.

3

El desayuno fue exquisito. Fue servido con unos dulces hechos por la dueña de casa, repetimos varias veces.

Salir al patio nos revelo un paisaje maravilloso, además hacia un día espectacular. Esto último nos sorprendió ya que el anterior estuvo muy frío y nublado, amenazaba con ponerse peor.

1

Despacio y al sol arme la moto mientras mi mujer compraba dulces para llevar. Luego nos despedimos muy cariñosamente ya que los dueños son personas de gran valía.

Tomamos la ruta provincial 5, es serpenteante, que sube, que baja, que rota hacia la izquierda y luego a la derecha para volver a repetir todo.

De pronto aparece el embalse Los Molinos, que sorprende y es de una belleza increíble.

4

En el dique paramos a tomar mate y disfrutar el paisaje. Pasaban muchas motos de gran cilindrada ya que había un encuentro en Rumipal y estábamos cerca.

Después de un rato me puse a observar a las personas que estaban alrededor, note algo que llamo mí atención: bajaban del auto o colectivo, se acercaban al borde fascinados por el entorno, luego se sacaban un par de fotos y seguidamente se ponían a mirar el celular y ya no apreciaban el entorno. Como si les diera lo mismo o directamente no existía.

Pensé que llegar allí tiene un costo en esfuerzo, en tiempo y por su puesto en plata. Llegar y no comprometerse con el entorno me resulta un despilfarro incomprensible.

5

Como que solo es ir a buscar la foto sin vivir el entorno. Muchas veces me digo que no vale la pena tomar una foto del lugar ya que en internet hay fotos más espectaculares sacadas por profesionales, solo hay que buscarlas.

Llegué a la conclusión que todo tiene un tiempo, cuando comenzamos a mirar cualquier cosa menos el paisaje quiere decir que la parada ha sido suficiente y es hora de seguir.

Retomamos ruta para parar unos kilómetros más adelante en la ciudad de Villa General Belgrano, era un loquero de gente. Es uno de los lugares donde realmente no quiero ir, reconozco lo pintoresco del lugar pero siempre está siempre lleno de turistas y el tráfico se torna imposible.

8

La parada fue necesaria para terminar de comprar unos presentes que queríamos llevar. Estuvimos muy poco tiempo, lo necesario para realizar estas compras, pero alcanzo para encontrarme con personas que estuvimos hablando vía Facebook.

Seguimos paseando hasta llegar a la ciudad de Embalse y desde allí buscar la ruta Provincial 6 que nos llevaría primero a Río Tercero y luego a Villa María, nuestro destino final para el día.

10

Durante el trayecto el viento fue aumentando y la temperatura descendiendo mucho. Habiendo empezado con una mañana tan linda y agradable no imaginamos que a la tarde la situación cambiaría tan drásticamente y nos faltaba abrigo.

Llegamos congelados y lo único que queríamos era parar en algún bar a merendar un café caliente.

Cuando se configura un GPS con una ciudad como destino, generalmente te lleva al centro de la misma. Normalmente la plaza más importante donde está la municipalidad y también la iglesia principal.

12

Al ir acercándonos nos preguntábamos si ya habíamos estado, nos resultaba vagamente familiar. Paramos en una esquina que tenía el bar y desde donde podíamos mirar la moto que estaba estacionada totalmente cargada y equipada.

Ni bien entramos nos dimos cuenta que efectivamente ya estuvimos. Además recordábamos una mala experiencia con ese lugar, mala atención, el wifi lo tienen al pedo ya que un año después sigue sin funcionar.

Luego de un buen tiempo de espera viene la moza diciendo que lo que habíamos pedido no lo tenían. Eso colmó el vaso, nos levantamos y nos fuimos con rumbo a una estación de servicio que conocíamos donde podríamos conectarnos perfectamente.

6

Ya era de noche y aún no teníamos donde parar. Necesitábamos un lugar tranquilo y con buena conexión a internet para realizar la búsqueda.

Llamamos a todos lados y todo estaba ocupado. Incluso miramos alternativas en los pueblos cercanos, aunque no teníamos ganas de volver a la ruta pero era lo que posiblemente que tendríamos que hacer.

Ya cuando estábamos desanimados Valeria se llegó al hotel que estaba al lado, ya había llamado y le dijeron que no tenían nada, pero la esperanza es lo último que se pierde.

134

Volvió sonriente y así supe que algo había conseguido. Efectivamente como se lo imagino alguien cancelo la reserva hacia unos momentos y por lo tanto teníamos lugar.

Realmente tuvo que haberla pasado mal o al menos imaginarse cualquier cosa por la sonrisa que traía, revelaba su alivio ante la situación.

La habitación era chica y el baño aún más, pero la cama estaba bien y el calefactor calentaba espectacularmente.

Así termino un día con altibajos. Mañana será otro.

Hasta entonces.firma

 

 

Parte 3   |   Parte 5


PD: recuerda suscribirte con el botón que está en el menú de la izquierda para recibir las próximas entregas.


instagramfacebookYoutube


Secciones destacadas:

Blog G
Anecdotas G
Galeria de fotos G
Viajeros G


 

Córdoba – parte 3

La Falda (Córdoba) – La Serranita (Córdoba)

Otra vez la misma historia, despertarse tarde y remolonear en la cama. Por poco casi nos perdemos el desayuno.

Nuevamente salimos casi mediodía. El primer destino era muy cerca: Cosquín, a 20 km de distancia. La ruta 38 que une estas ciudades es una sucesión de construcciones turísticas donde  casi no se advierte cuando termina una localidad y comienza la otra.

Hay que otear el horizonte para poder ver las sierras y un poco de naturaleza. El camino es de doble mano y la velocidad de los vehículos es constante, no hay forma de sobrepasar. Entonces la velocidad la determina el más lento. Es una verdadera tortura romana si toca ir detrás de algún camión viejo o auto de la época del 70.

1

Mucho no me quejo ya que el mío también era casi de la misma época y cuando anduve por estos lugares era el más lento, realmente uno va sufriendo ya que sabe que detrás la gente comienza a ponerse nerviosa. ¿Pero que se le puede hacer? Si el auto no da, no da.

En Cosquín fuimos a la plaza Prospero Molina que es donde está ubicado el famoso escenario. No lo hicimos por la tradición del festival sino porque allí funciona la oficina de información turística.

Conseguí un mapa carretero muy lindo de la provincia de Córdoba. Me encantan estos mapas, los voy coleccionando viaje a viaje.

2

Y lo más importante: me orientaron para agarrar el camino de tierra que llevaba a Tanti, va por las sierras. El GPS me quería llevar a toda costa por la ruta de cemento, está configurado para que me oriente por el camino más rápido, eso hace que sus elecciones se basen en autopistas, rutas o avenidas.

Si por el contrario lo configurara como el camino más rápido, entonces sus elecciones tendrían la prioridad las distancias sin importar el tipo de ruta que sea.

El camino a medida que fue subiendo iba revelando paisajes muy bonitos. No es complicado de hacerlo y es bastante transitado.

tito (2)

A mitad del recorrido un arroyo cruzaba por un badén. Paramos a tomar mates y disfrutar del momento, iba a escribir “de la paz del lugar” pero eso no fue cierto ya que ni bien nos sentamos aparecieron unos patos que a los gritos reclamaban comida.

Le tire un par de patadas tipo kung fu y los grité como hincha de futbol pero ni mu, se nota que están re acostumbrados a que la gente los alimente.

3

Nos ganaron por cansancio y se terminaron comiendo la mitad del paquete de bizcochitos. Debo reconocer que son muy buenos negociantes.

Picamos algo en Tanti a modo de almuerzo y nos pusimos a mirar el mapa, como estábamos de paseo no teníamos nada planeado. Nos daba lo mismo ir para un lado tanto como para el otro.

6

Decidimos ir para Alta Gracia ya que nos quedaba bien para ir emprendiendo el regreso. Estaríamos por el Sur de la capital y cerca de la ruta hacia Rosario.

El trayecto es todo de asfalto y mayormente autopista. Había un viento muy fuerte y cruzado que aparecía por ráfagas, había que extremar las precauciones.

Dimos unas vueltas por la ciudad de Alta Gracia para conocer un poco y nos dirigimos a la oficina de turismo para ver que opciones de plazas tenían.

7

Al estacionar la moto en un lugar marcado como exclusivo veo una parejita que estaba vendiendo artesanías. Les pregunte el precio de unas “malas” (rosario budista) y me puse a conversar un rato.

Se sorprendieron mucho cuando les dije que éramos de San Pedro ya que él también lo era. Se llama Julián y es el hermano menor de una persona que conozco. Los otros días justamente me estuvieron hablando de su hermano “el trotamundos”, me contaban en qué lugares estuvo y lo que hacía.

5

A veces las casualidades me sorprenden, venir a encontrar la persona de quien hablaste pero que no conozco justo donde estaciono la moto en medio de una ciudad a la que no planeaba venir es demasiado. El destino trabaja de maneras misteriosas.

Este viaje estuvo lleno de este tipo de eventos, personas con las que hablaba por las redes sociales  de pronto estaban estacionadas donde yo lo hacía.

Buscar alojamiento estuvo muy complicado. No había en toda la ciudad y el que había lo cobraban como si fuera un refugio atómico. Antes duermo en una plaza que pagarles esas cifras a estos avivados.

9

Cuando ya nos entraba la desesperación dijimos que mejor era tomárselo con soda y nos fuimos a un bar para consultar tranquilos internet. Allí relajamos y pudimos encontrar un hospedaje a 10 km. En un lugar llamado “La Serranita”.

Llegamos rápido al destino pero ahí se nos complicó ya que estos pueblitos de la sierra no tienen dos calles paralelas. Es como que todas se cruzaran con todas y así cuesta ubicarse.

Al final tuvimos que usar el PPS (Paro Pregunto Sigo) y por fin pudimos encontrar el hostal.

Así termino un día, mañana será otro.

Hasta entonces.firma

 

 

Parte 2   |   Parte 4


PD: recuerda suscribirte con el botón que está en el menú de la izquierda para recibir las próximas entregas.


instagramfacebookYoutube


Secciones destacadas:

Blog G
Anecdotas G
Galeria de fotos G
Viajeros G