Archivo de la etiqueta: ayuda

Como remolcar otra moto

Puede presentarse la oportunidad de tener que asistir a otra moto la cual por algún desperfecto técnico no puede desplazarse por sí misma. En ese caso solo quedara remolcarla hasta conseguir auxilio.

Muchas personas hacen esto atando las motos involucradas, por medio de una soga atan en alguna parte de la estructura de la moto que arrastra y en la otra lo hacen al cristo dejando un “lazo”, en el peor de los casos ajustan el nudo.

Este método además de incorrecto es muy peligroso ya que vincula dos objetos quitando la autonomía de movimiento de los mismos. Si por algún motivo una necesitara frenar o desplazarse en otra dirección le sería imposible.

acarreo

La forma correcta de acarrear es uniendo los pedalines por medio de una soga, esta tiene que ser de al menos 3 metros. Se les dan 3 vueltas al pedalin y lo pisamos con el pie, de esta manera queda “trabado”. En el caso de necesitar liberarnos de la otra moto lo único que tendremos que hacer es quitar el pie y automáticamente nos independizaremos.

pedalin

Esta unión se realiza de forma enfrentada, la moto delantera utilizará el derecho, la trasera usará el izquierdo. De esta manera las motos no circulan alineadas, cada una tiene su línea de rodada. Con esto se evita que cualquier inconveniente que tenga la moto delantera no afectara a la trasera.

La velocidad de desplazamiento tendrá muchos factores involucrados pero el principal es la seguridad. Se buscara llevar un ritmo en el cual la velocidad sea constante para no andar dándole tirones a la moto trasera.

firma

 

 

 

 


PD: recuerda suscribirte con el botón que está en el menú de la izquierda para recibir las próximas entregas.


Grupo de Facebook banner chico

instagramfacebookYoutube


Secciones destacadas:

Blog G
Anecdotas G
Galeria de fotos G
Viajeros G


COMO REACCIONAR ANTE UN ACCIDENTE DE MOTO

Es muy importante tener conocimientos básicos de cómo reaccionar en caso de un accidente en moto, por lo que en esta ocasión te daremos unos consejos del protocolo de PAS (Proteger, Avisar, Socorrer).

Aunque las probabilidades de que te ocurra un accidente o que nunca conozcas que es un accidente en moto, es importantes tener estos conocimientos que puedes ocupar, pues como dice el dicho “es mejor tenerlos y no ocuparlos, que ocuparlo y no tenerlos”.

PROTEGER

En cuanto nos percatemos del accidente lo primero es el instinto de autoprotección. Nuestra ayuda es muy importante, por lo que no nos podemos poner en riesgo. Es el momento de detener la moto en un lugar seguro, fuera de la circulación o en su defecto lo más orillado a la derecha que podamos, encendiendo las luces de emergencia o el intermitente derecho.

Hay que tener cuidado al bajarse de la moto. Observar el tráfico existente. Si vas solo, revisar como esta todo el lugar. ¿Dónde está el accidentado? ¿Y el vehículo? ¿Está a salvo de la circulación o puede ser arrollado?

Si estás fuera de la carretera y está permanece más o menos despejada, hay que intentar buscar ayuda de otros conductores. Uno ayuda, pero tres personas colaborando es una mejor asistencia. Si por el contrario el conductor está tendido sobre uno de los carriles, hacer señas a los conductores que pueden venir por ese carril para que detengan su vehículo. En caso de que los dos carriles estén obstaculizados, pensar siempre en proteger al accidentado. Se tiene que avisar a los conductores de los dos carriles.

Para movernos y señalizar, siempre desde el arcén del carril, buscando una posición y actitud defensiva. Mover los brazos hacia arriba y abajo, pidiendo que aminoren la velocidad hasta que se detengan y entonces pedir colaboración en los mismos términos, es decir, seguir pensando en la seguridad de la gente que para a auxiliar.

¿Cuántas son las personas mínimas e ideales para ayudar en un accidente? Tres. Dos para señalizar, uno en cada sentido y un tercero para pedir la ayuda y hablar con los servicios de emergencia. Otra persona o dos para echar una mano con el accidentado no vienen mal (sacar fotos, ayudar a que la circulación no se detenga a mirar, que bordee los obstáculos, etc.). Una vez la situación está controlada, pasamos a la siguiente fase.

AVISAR

Llamar inmediatamente al 911. Línea de emergencia.

Una vez establecido el contacto con los servicios de emergencia, dar todos los datos posibles: ubicación, tipo de accidente, número de accidentados, estado en el que se encuentran, etc. Con estos datos y lo que nos pregunten, elegirán el protocolo de actuación y medios más adecuados.

Dar tus datos y teléfono por si necesitan volver a contactar con nosotros y esperar siempre a que nos digan que podemos colgar el teléfono cuando hayan recabado toda la información. Tras ello, puedes seguir a la tercera fase.

SOCORRO

Socorrer es una de las partes más complicadas. Si no tenemos conocimientos de medicina, lo mejor es hacer lo mínimo ya que podemos empeorar el estado del accidentado. En la mayoría de los casos, un NO es la respuesta.

No moverlo. No quitarle el casco. No quitarle ni la ropa ni los guantes, como mucho en caso de mucho calor abrirle la cremallera de la chaqueta o en caso de frío, abrigarlo con otra chaqueta o una manta. O si está lloviendo intentar protegerlo del agua.

Si está consciente, no hay que dejar que desvíe su atención o intente moverse a no ser que tengamos muy claro que puede hacerlo. Para ello podemos pedirle que vaya moviendo de una en una sus extremidades. Primero los brazos y luego las piernas. Si lo puede hacer, hay que pedirle que se incorpore por sus propios medios para luego, y si vemos que puede, ayudarlo a sentarse.

Que no se ponga de pie inmediatamente. No es extraño que con el accidente, sus facultades estén mermadas con lo que ni su equilibrio ni orientación es el correcto. Tras unos minutos de pie puede incorporarse completamente para, al menos, llevarlo a una ubicación segura donde esperaremos a los sanitarios.

Es mejor esperar a la ambulancia si la hemos avisado que trasladarnos en un vehículo particular. Ellos tienen más conocimientos para ver en qué estado se encuentra y trasladarlo en caso de ser necesario al hospital en mejores condiciones.

Si tiene alguna extremidad rota o lesiones, hablemos con él, intentemos tranquilizarlo y que no se mueva ni preocupe. Mejor mentirle diciéndole que no tiene nada grave y que permanezca relajado.

Por último, cuando llegue la ambulancia y o bomberos, hay que prestar toda la colaboración que necesiten y facilitarle todos los datos que tengamos. Desde si conocemos o no al accidentado hasta lo que ha ocurrido o lo que hemos hecho.


tito

Fuente: Revista Moto

 

 

 


Notas relacionadas:

 

Volver <—


PD: recuerda suscribirte con el botón que está en el menú de la izquierda para recibir las próximas entregas.


Grupo de Facebook banner chico

instagramfacebookYoutube


Secciones destacadas:

Blog G
Anecdotas G
Galeria de fotos G
Viajeros G


 

¿Viajar solo o acompañado?

Una frase del filósofo Heráclito dice: “nadie puede bañarse dos veces del mismo río”. Aunque nos confunda, habla del cambio.

Cada viaje tiene su particularidad. Siempre son distintos: las rutas, el clima, los paisajes, nuestro ánimo. ¡Todo!

Hay que tener un espíritu especial para emprender una aventura en solitario, transitar caminos inhóspitos donde claramente hace tiempo nadie circula. Nos llena de interrogantes sobre lo que pasara, si podremos resolverlo, si necesitaremos ayuda, etc.

Afrontar los miedos y seguir camino, exitosamente o no, nos marcará. Al llegar a destino generará un sentimiento de superación.

Entonces el viaje se convierte en una introspección, una profunda exploración de lo que somos y pensamos. Pasan los kilómetros y en el encierro de nuestro casco nos hacemos preguntas y nos contestamos, tal vez impostando voces. Otras veces cantamos.

Suele pasar que durante el trayecto escribamos el libro de nuestras vidas, las ideas fluyen. ¡Son fantásticas! Pero cuando paramos, nos olvidamos totalmente de esos pensamientos: son tan efímeros como los paisajes.

Algunas veces estos son tan imponentes que nuestros ojos no alcanzan a verlo todo. Necesitamos la ayuda de alguien para poder hacerlo. Surge la necesidad de compartir el momento.

Cuando viajamos acompañados o a la par de otra moto. Nace un sentimiento de camaradería y protección. Las vivencias compartidas son las que realmente recordaremos de la aventura.

Hace un tiempo encontré a mi compañera, mi socia, mi norte… desde ese instante los viajes dejaron de ser solitarios, se convirtieron en algo sublime. Vividos plenamente con todos los sentidos.

Por cuestiones de horarios laborales a veces no me acompaña, pero siempre está presente. Tal vez esto sea una declaración de amor.

¿Vos cómo viajas?

firma

 

 

 

Volver <—


PD: recuerda suscribirte con el botón que está en el menú de la izquierda para recibir las próximas entregas.


Grupo de Facebook banner chico

instagramfacebookYoutube


Secciones destacadas:

Blog G
Anecdotas G
Galeria de fotos G
Viajeros G