Una para abajo y todas para arriba (Capítulo 3)

Una para abajo y todas para arriba (Capítulo 3)

Libro escrito por Victor Talia

Capítulo 3

 NUEVOS AMIGOS

La vida es un viaje con diferentes recorridos, va tomando curvas y contra curvas y en cada posta vas encontrando personas.

Vas coincidiendo con algunas y no tanto con otras, de ellas vas sumando amigos … ¡Amigos, que título es este!

Hay muchos tipos de ellos, están los de la infancia, los de la escuela y los del camino de la vida. No hay mejores ni peores, quizás exista ese de toda la vida con el que te une en esencia y es  incondicional.

Pero no voy a hablar de ese, si de aquellos que se suman en el camino. En las diferentes etapas del transcurso de la vida … Son esos que aparecen de repente y no se sabe bien por que se transforman en parte importante del recorrido.

La vida avanza, sigue su curso… o destino si es que creen en él . Muchas veces en ese tráfico frenético del camino nos vamos alejando de algunos y van apareciendo otros.

Muchas veces en ese tráfico frenético del camino nos vamos alejando de algunos amigos y van apareciendo otros.

Eso no quiere decir que dejas de ser amigo o que lo reemplazas por otros, es simplemente otro anden, otra estación …

De esos amigos es de los que voy a hablar, esos que comparten tu locura, que se relacionan a partir de algo y no de uno mismo.

Claro que la persona es importante, pero la amistad nace a partir de la movida de las motos y después como todo orden las afinidades es la que van formando las diferentes amistades …

Como yo viajo con mi esposa generalmente cofraternizamos con otras parejas de viajeros. Fueron varias y de las buenas. La primera de ellas, nos conocimos en un encuentro por medio de los chicos que me motivaron a esta locura de las motos, la mayoría eran solteros o viajaban sin pareja.

Conocimos a G. y A. De ahí en más se formó una amistad y viajamos a muchos lados juntos y compartimos tiempo.  Asados y vacaciones.

Esta amistad perdura hasta hoy aunque ya no viajamos juntos, es como les decía al principio: en esas curvas de la vida ellos se divorciaron y eso les fue cambiando el rumbo.

Aunque nos mantenemos unidos y en contacto, caminamos por rutas distintas. Lo mismo pasó con otra pareja que conocimos por medio de G y A, con los cuales también compartimos muchas rutas, asados y vacaciones.

Pero ellos, M y A también se separaron. Con ellos también continúa la amistad, pero como antes por distintos caminos …

Así como la ruta misma, la vida va trayendo bifurcaciones y cada uno va tomando el camino que la vida les va presentando. Va encontrando nuevas experiencias, nuevos amigos y compañeros de rutas …

Como ahora, o mejor dicho, como hace un año atrás conocimos a G y S en un evento que nada tiene que ver con las motos. Fue en una fiesta de reencuentro con compañeros de la primaria, y ahí concurrió una amiga que no veía desde 7mo grado (o sea 34 años después), ella fue con el marido el cual hacia muy poco tiempo había comprado una moto.

Eso motivo que pegaramos onda de entrada y de ahí en más les contagiamos la locura, hoy viajamos juntos y compartimos muchos momentos …

Sólo les di una reseña de los amigos que la ruta me fue poniendo, sin contar las infinidades de personas que conocí en estos senderos …

También pasamos por agrupaciones de motociclistas pero no pudimos perdurar por nuestro espíritu libre y sin reglas …

CAPITULO 2 | CAPITULO 4

(continúa el capítulo 4 la semana que viene)

Autor: Victor Talia
PARADOR DE MOTOS CHARLY BROWN

Una para abajo y todas para arriba (Capítulo 2)

Una para abajo y todas para arriba (Capítulo 2)

Libro escrito por Victor Talia

Capítulo 2

 LOS PRIMEROS VIAJES

Y fue así entonces que treinta días después de concurrir por primera vez a un motoencuentro al que fui sin moto, iría a uno, con dos, si … Es así, con la Vulcan y la Twister.

Obvio que no conduje las 2, con mi esposa fuimos en la Vulcan y le preste a mi cuñado y su mujer la otra. Gran viaje y experiencia de 30 kms, fuimos a la localidad cercana a Rosario de Roldan y sólo a pasar el día.

Ahí recorrí con orgullo mi primer caravana de motos, rodeado de otras 500 motos de todas las cilindradas y estilos posibles. Pude compartir con diferentes personas, algunos conocidos y otras completamente extraños, vestidos con ropas de cuero y otros con sus particulares chalecos vaqueros , llenos de parches e insignias, todo una rareza para mi …

Comencé a vivenciar detalles, pequeñas cosas, como la camaradería y otras que voy a ir desarrollando más adelante …

Si, paso el primer viaje y fue muy motivante, pero con gusto a poco, me quede con ansiedad. Necesitaba más y no recuerdo puntualmente cuanto tiempo pasó pero no fue más de un mes que ya me embarcaba a otro evento.

Esta vez en otra  provincia, nos dirigimos a la localidad Cordobesa de Marcos Juárez, distantes a 120 kms de Rosario. Ese fue el primero en estar los dos días del encuentro y además vi por primera vez en vivo a unos de los mejores guitarristas del mundo: el famoso Norberto «Carpo» Napolitano y su banda Pappo Blues.

¡¿Como no emocionarme?! estaba extasiado, me sentía feliz, completo …

Recuerdo una anécdota, el grupo de motociclistas con los que viaje eran experimentados y avezados en motos, encuentros y viajes. Hacia muchos años que cultivaban este movimiento.

Contaban además con motocicletas de últimos modelos y muy lindas, fue entonces que estacionadas estas junto a mi Vulcan , una al lado de la otra y en línea, apareció un fotógrafo y pidió permiso para sacar una foto.

Ellos aceptaron gustosos y ahí ocurrió lo inesperado, el hombre de la gran cámara pregunto: ¿de quien es esta Belleza? Medio sin entender respondí mía …

Me dijo: – ¿te podés subir?, por que quiero tomar la foto con el conductor, va a ser la portada de la nota para el Diario de mañana de Marcos Juárez …

Yo entre la sorpresa, mezclada con orgullo y ego, no caía en mi asombro y mis compañeros reprochando mi momento. Me decían hace un ratito que andas en moto y te eligen como foto representativa de un motoencuentro …

Es increíble decían …

Y si, al otro día compré 15 diarios. Ahí estaba yo y mi moto …

Otra de ese mismo encuentro ocurrió en el centro de la ciudad, decidimos ir a comer a un alto restorán, encaramos el estacionamiento y las acomodamos una al lado de la otra contra la gran vidriera del lugar.

Corría un invierno crudo, nos bajamos súper abrigados con nuestras características prendas de cueros y encaramos la puerta. Al atravesar la misma se pudo notar como esa música de bullicio que se forma entre murmullos, risas, ruidos de cubiertos y copas, se enmudeció automáticamente como si se los hubiese desenchufado.

El gran silencio fue como si se congelara la imagen, quedaron todos estatua y mirándonos con cara de ver al mismo Diablo. Sólo una mujer junto valor y se levantó a agarrar a su niñito que correteaba entre las mesas.

No se cuanto les duro el susto pero fueron unos segundos paralizados …

Después todo volvió a la normalidad y ya sin camperas, bufandas y pasamontañas nos vieron normales. Volvió la melodía del bullicio.

Después, ya en confianza, nos pedían permiso para posar a sus hijos en las motos y tomarles fotografías …

Al regreso de este inolvidable evento, y con la experiencia de 2 al hilo, fui mejorando la conducción y el equipamiento. Me compre calzado adecuado y coloque parabrisas a mi moto.

Después se sucedieron muchos eventos y entre ellos la Meca de los motociclistas: el Motoencuentro Internacional de Diamante, en la provincia de Entre Ríos.

Impresionante marea de motos rebalsando esa pequeña localidad, desde las más nuevas a las más antiguas. De colección, customizadas y otras muy raras.

Motos de propia creación, personalizadas y originales. Todo eso sumado a las tribus humanas de todo tipo, una conjunción de estilos de vida que van de lo más ostentoso a lo más austero.

Sencillo y humilde en el buen sentido de la palabra , todos unidos por una misma pasión , locura o como cada uno lo interprete …

En ese lugar cargado de recitales, juegos y puestos de ventas de accesorios para motos y motociclistas , fui consumiendo artículos temáticos tanto vestimenta como equipamiento para la moto.

Así me fui transformando y pareciendo un poco más a un motociclista viajero, además de seguir alimentado el fuego de la pasión por este hobby …

CAPITULO 1 | CAPITULO 3

Autor: Victor Talia
PARADOR DE MOTOS CHARLY BROWN

Una para abajo y todas para arriba (Capítulo 1)

Una para abajo y todas para arriba (Capítulo 1)

Libro escrito por Victor Talia

Prólogo

Comprender la vida tiene un sin números de máximas , yo tengo la mía , claro que sólo es mi verdad , lo que no significa que sea válida …

Lo que encontrarás en este libro no te cambiará la vida , pero te mostrará un punto de vista singular , uno con pasión por las Motos y la amistad , con todo lo que esto Abarca.

Capítulo 1

          El DESCUBRIMIENTO

Corrían los años noventa y estaba inmerso en mi proyecto laboral , que se encontraba en pleno crecimiento, con mi esposa y dos hijos pequeños pujabamos para adelante, me case muy joven y enseguida vinieron los hijos.

Con el paso del tiempo entre pañales y lucha, fuimos consumiendo nuestros primeros 10 años de matrimonio, mientras las parejas amigas, la mayoría solteras, disfrutaban de si mismas, nosotros estábamos en la crianza de nuestros retoños …

Ya llegando los fines de los noventas un grupo de amigos amantes de las motos me piden un favor, si les podía llevar a una ciudad a 50 kms de Rosario, las carpas y demás con mi camioneta, ya que iban a disfrutar de un encuentro de motos en la localidad de Carcarañá.

Hasta ahí jamás había escuchado o por lo menos interesado este tema, si bien alguna vez tuve alguna que otra moto, nunca les tome más que como un simple y económico medio de transporte …

Así que accedí al pedido y decidí de paso llevar a mi familia a pasar un fin de semana en carpa, no fuimos muy convencidos, ya que había en nosotros el prejuicio común de muchos, tal vez por ver esas películas de motociclistas yanquis , que los muestran bandidos y del bajo mundo …

Ya en el lugar y compartiendo con este grupo de amigos apasionados por las 2 ruedas fuimos comprendiendo este movimiento, esta forma de interpretar un hobbie o lo que vaya uno a saber cómo cada uno lo tome …

Y fue ahí que fuimos flechados  por el cupido de las motos , encontramos que todo ese movimiento encajaba con nosotros , nos dimos cuenta que lo queríamos sin siquiera analizarlo, fue como cuando conocí a mi esposa, supe que era amor y que era para toda la vida …

…fue como cuando conocí a mi esposa, supe que era amor y que era para toda la vida …

Pero no hay motociclista sin moto, así que cuando volvimos o mejor dicho el lunes posterior a ese fin de semana me puse en campaña y una semana después me compre una Honda Twister 200 del año 1981 y ya con ella la promesa de concurrir al próximo evento que ocurriría 30 días más tardes.

Así que una semana antes la lleve al mecánico (que también vende motos ) y al cual le había comprado la misma, a hacer un service de rutina …

Y fue ahí que me encontré la que iba a ser mi compañera de ruta por muchos años y lo es  hasta la fecha …

Fue amor a primera vista, no sabía ni que moto era, pero la quería, y sin más me endeude lo suficiente y me la llevé a casa sin avisar y sorprendí a mi esposa e hijos con La Vulcan 500 del año 1995, la cual enamoró a propios y extraños y mi señora entre reproches y emoción bautizo LA GORDA a este hermoso caballo de metal que se repartía entre los colores negro y gris con finos detalles rojos y águilas en su tanque abrazados por el brillo interminable de sus cromados relucientes.

Fue recibida y cuidada como un integrante más de la familia , tal vez la más mimada, mi esposa que se encontraba no muy de acuerdo, cayó de rodillas ante semejante hermosura.

Y de rodillas la limpia y pule con un cepillo de dientes limpia uno por uno de sus rincones , a trapo , lustra cada unos de sus cromados, en una palabra la mima y la cuida como un hijo más …

CAPITULO 2

Autor: Victor Talia
PARADOR DE MOTOS CHARLY BROWN

Abrir chat
Powered by